Los atletas sin patria en los Juegos Olímpicos de Río #En140″

Debajo de un camión o en patera es la forma que tienen los refugiados de huir de sus países en busca de una vida mejor, no es diferente el caso de los diez deportistas refugiados que ya compiten en los juegos de Río.

Los Juegos Olímpicos de Brasil acogen por primera vez a 10 deportistas que no representan a ningún país, sino que acudirán en condición de refugiados. Entre estos atletas sin patria hay corredores, nadadores y judokas, cada uno con una historia detrás y con el objetivo común de evidenciar la situación de Siria, Etiopía, el Congo y Sudán del Sur, sus países de origen.

Los nadadores sirios Yusra Mardini y Rami Anis son refugiados y han cambiado el peligroso mar Egeo por el agua de las piscinas olímpicas de Río. Mardini viajó en una lancha hinchable con 16 personas en la travesía de Turquía a Grecia.  Anis es de Aleppo, en el 2011 huyó de Siria. Pasó en territorio turco cuatro años, hasta el pasado octubre, cuando decidió cruzó el mar Egeo en patera y seguir hacia el corazón de Europa. Ellos son dos de los 10 componentes del equipo de refugiados que participan en los Juegos de Río.

Como tantos refugiados la olímpica Samia Yusuf, que compitió en los Juegos olímpicos de Pekin 2008, murió en una embarcación cuando trataba huir de Somalia destruida por la guerra. En una entrevista que concedió en 2008 dijo que los somalíes tradicionales creen que las mujeres que practican deporte es porque no respetan a su país.

Por primera vez, una delegación olímpica que no representa a ningún país estará en los juegos en nombre de las más de 65 millones de personas que viven esta situación repartidos por todo el mundo. Es la manera que tiene el Comité Olímpico de denunciar la crisis y enviar un mensaje de esperanza.