¿Conocías todas las ventajas de las residencias de ancianos? Te las explicamos

Los mayores de 65 años representan un 41,9 por ciento de las altas hospitalarias en nuestro país, un dato que se reduce cuando las personas de esa edad viven en una residencia de ancianos. Vivir en una residencia tiene unas ventajas para la persona mayor que hace que mejore su calidad de vida.

Para algunas personas, el uso de residencias de ancianos como soporte de ayuda para el cuidado de las personas mayores, es un concepto que se encuentra estigmatizado. En realidad es ofrecerles unos cuidados que quizás, por falta de tiempo, espacio o desconocimiento médico no podríamos darles en casa.

La ventaja más destacada de instalarse en una residencia de ancianos es la seguridad. A cierta edad es imprescindible saber que disfrutar de una vida independiente es posible. Así mismo es seguro y, sobre todo, ofrece paz y tranquilidad para muchas personas del entorno familiar.

Los residentes de las residencias para ancianos están muy bien atendidos por profesionales, están acompañados en todo momento, tienen servicios médicos disponibles y actividades recreativas. La mayor parte de los programas contienen actividades deportivas como pilates para adultos o semejantes, así como reuniones en grupo y juegos sociales y excursiones a diferentes lugares de interés. Algunas instalaciones suelen estar equipadas con piscina, pistas y gimnasios para ejercitarse.

No obstante, está claro que antes de dejar a nuestras personas mayores en manos de algo que desconocemos, debemos buscar un sitio que sea de nuestra confianza o un lugar de garantías como es la residencia de ancianos en Valencia La Seu cuyo objetivo es que nuestros mayores se sientan atendidos y valorados, pero que también sus familiares puedan estén seguros de dejarlos en manos de los mejores profesionales posibles en una situación tan delicada de su vida, en la que precisan de cariño, atención y cuidados personalizados.

Por otro lado también se mejora la salud de los ancianos ya que los olvidos sobre la toma de la medicación, o las sobredosis de medicación no suceden en una residencia para mayores mientras que podrían suceder en el hogar. Los medicamentos son guardados en la farmacia del centro y enfermería se encarga de suministrarlos en el momento oportuno. De igual forma, se supervisa que las personas, se tomen la medicación, dándola en boca o triturándola si fuese necesario.

Según los datos del INE de la proyección de la población española 2014-2064 en el año 2064 el 38,7% de la población será mayor de 65 años. Con estos datos es cada vez más necesario dotar a nuestra sociedad de medios para poder atender adecuadamente a las personas de esta franja de edad con lo que cada vez será más necesario plantearnos las residencias de ancianos como una buena opción para las personas mayores.