Parece que sobreviviremos al Brexit

Pendientes de Bruselas y del debate político en torno al cómo y cuándo se producirá el Brexit, la economía de la Eurozona sigue dando muestras de confianza. Al menos, eso refleja el índice de sentimiento económico, que se mantuvo estable a lo largo del mes de junio. Pasado el susto inicial del Brexit, los analistas se ponen de acuerdo en relativizar los impactos negativos para los socios comunitarios.

Los de CaixaBank Research, lo prevén moderado, más o menos el equivalente a unas pocas décimas sobre el crecimiento del PIB para la mayoría de países de la región europea. Como también prevén que la inflación se recuperará de manera lenta en la eurozona, impulsada por el aumento progresivo de los precios del pretróleo.

Pero pasemos de las previsiones a los datos. El índice de precios al consumo armonizado  de la eurozona avanzó en junio un 0,1% interanual, 2 décimas por encima del mes anterior. Por su parte, la inflación subyacente se mantuvo estable en el 0,8% de mayo.  Las ventas minoristas siguen creciendo, lo que demuestra que el consumo privado sigue siendo uno de los apoyos principales de la recuperación económica de la eurozona.

Y mientras la economía marcha,  España y Portugal aguardan a conocer si tendrán que pagar una multa por no hacer los deberes y dejar que el déficit superara los márgenes permitidos. Una multa que podría acarrear que ambos países perdieran el derecho a recibir dinero de los Fondos Estructurales y de Inversión europeos.

El ministro español, Luis de Guindos, se muestra confiado en que todo quedará en un tirón de orejas y que finalmente la multa será de cero euros.