Médicos Sin Fronteras vacuna a niños refugiados

Médicos Sin Fronteras (MSF) ha denunciado el precio elevado al que están adquiriendo las vacunas necesarias para inmunizar frente al neumococo a los niños que están en campos y asentamientos de refugiados en Grecia, y exige a las compañías farmacéuticas que las desarrollan que bajen los precios en contextos de emergencia como el actual.

Durante las últimas semanas, esta organización humanitaria ha vacunado en varios campos y asentamientos a lo largo de Grecia a más de 5.000 niños refugiados, con edades de entre 6 meses y 15 años de edad. Estas vacunas les protegerán contra 10 enfermedades, incluyendo la neumonía, que sigue siendo la principal causa de muerte infantil en niños menores de 5 años en todo el mundo y que es una enfermedad especialmente peligrosa para los niños que viven en contextos de crisis.

Sin embargo, denuncian que esta vacuna han tenido que comprarla en farmacias locales a un precio de 60 euros la dosis, 20 veces mayor que el precio más bajo al que puede encontrarse la vacuna a nivel mundial, que oscila entre unos 2,80 euros por dosis.

Y dado que se necesitan tres dosis de la vacuna para proporcionar la protección completa a los niños, el coste de inmunizar a cada uno de estos niños contra la neumonía asciende a 180 euros.

 

 

 

“Los gobiernos y organizaciones humanitarias necesitamos herramientas para proteger a todos estos niños. Están sufriendo una de las crisis humanitarias más grandes de nuestros tiempos y no deberían pagar con su salud el precio de estar huyendo para poner a salvo sus vidas”

 

 

Asimismo, denuncian que otra de las vacunas utilizadas por Médicos Sin Fronteras durante estas campañas de inmunización ayuda a proteger a los niños contra otras 6 enfermedades mortales y su precio, de unos 65 euros por dosis, también es alto.

“Los gobiernos y organizaciones humanitarias necesitamos herramientas para proteger a todos estos niños. Están sufriendo una de las crisis humanitarias más grandes de nuestros tiempos y no deberían pagar con su salud el precio de estar huyendo para poner a salvo sus vidas”, ha denunciado Apostolos Veizis, portavoz médico de Médicos Sin Fronteras en Grecia.

Médicos Sin Fronteras asegura que lleva seis años intentando negociar un precio más bajo para la vacuna de la neumonía con sus dos únicos productores: Pfizer y GlaxoSmithKline (GSK). Sin embargo, hasta el momento no han conseguido reducir el precio y sigue sin haber una solución a la vista.

En mayo de este año, MSF entregó las firmas de 416.000 personas procedentes de 170 países que apoyaron la iniciativa de la organización médica para pedir a Pfizer y GSK que bajaran el precio de la vacuna de la neumonía a 5 dólares por niño (por las tres dosis) en las poblaciones afectadas por crisis humanitarias y para todos los países en vías de desarrollo.