El juzgado de Florida aplaza por unos días la libertad a Pablo Ibar

Finalmente el juez de Florida ha decidido aplazar por unos días, hasta la semana que viene, la concesión de la libertad para Pablo Ibar, el español que ha pasado veintidós años en la cárcel acusado de asesinato y cuyo juicio ha sido anulado por un tribunal de Florida. En el aire quedan los argumentos de la defensa quien manifestó que Ibar «tiene derecho a esperar al juicio en libertad condicional, no hay riesgo de fuga»,  al inicio de la vista.


Ibar está a la espera de la celebración de un nuevo juicio donde la Fiscalía volverá a pedir para él la pena de muerte. Ibar lleva encarcelado casi 22 años, 15 de los cuales en el corredor de la muerte por el asesinato de dos personas. Pero su proceso ha estado plagado de irregularidades, el primer juicio celebrado en enero de 1998, fue declarado nulo, al no haber unanimidad en el jurado. En el segundo juicio, en 1999, su abogado de oficio fue arrestado por pegar a una mujer embarazada, y fue suspendido. Y en el tercer juicio, en el año 2000, en el que Ibar no contó con un testigo principal, su madre, María Casas, fue condenado a la pena de muerte por la recomendación del jurado de nueve votos a favor y tres en contra.