Españoles en las cárceles más peligrosas del mundo

 

Este joven encarcelado hace 8 años el tráfico de drogas es el principal motivo de ingreso en prisión  de los cerca de 2000 presos españoles en el extranjero. 300 de ellos en Perú. Les esperan entre 3-8 años de condena. Tienen que lidiar con extorsión, chantaje y violaciones y a todo eso se le añade la distancia de familiares y amigos y eso pasa factura.Un mapa de sufrimiento que se extiende por todo el planeta pasando por Perú, Francia, Colombia, Tailandia, Panamá, Marruecos, Grecia, Turquía, entre otros, donde se reparten los nacionales. Actualmente, según informan las asociaciones españolas que atienden a este colectivo, los presos siguen teniendo que hacer frente en muchos países a una pobre y mala asistencia sanitaria, extorsión, falta de información, de asesoramiento jurídico y en los países que no son hispanohablantes, incluso no cuentan con un intérprete durante el juicio.

Una vez llegados a España, el dolor no es fácil de olvidar. Julio Picazo, estuvo durante 11 meses en la cárcel boliviana de Palmasola y, en este caso la cadena perpetua es haber vivido en esa cárcel

1487 españoles que son invisibles y saltan a los medios una vez al año cuando la Fundación +34  da el informe anual sobre la situación de los presos. Los casos más mediáticos siempre van ligados a sentencias de muerte o cadena perpetúa

Es el caso de Nieves en Tailandia y Ramón en Grecia,  los únicos españoles que están sentenciados a cadena perpetúa sin olvidar a Pablo Ibar que está en el corredor de la muerte en Florida (EEUU). Nieves fue detenida con 3,1 kg de droga en su maleta, las autoridades tailandesas lo castigan con pena de muerte pero la española se declaró culpable y su pena se redujo a cadena perpetua.

Juan es español, de A Coruña y preso en la cárcel Ancón II, Perú. Cada mes su familia envía entre 400 y 800 € a un infierno de 30 m2 donde malviven 8 presos juntos. Juan fue arrestado en Lima cargando 2,8 kilos de cocaína. La familia de Juan ha asegurado que el dinero ‘sirve para que no maten a Juan’, aunque las autoridades recomiendan que no hagan caso a la extorsión de las cárceles, los familiares aseguran que no dejarán de enviar ese dinero, numerosos presos han sido asesinado por las deudas.

En Senegal hay 7 españoles con graves problemas de salud. Hay malaria.

A causa de la crisis, la desesperación, desahucios ha hecho que el número de presos en el extranjero se multiplique desde el 2008.