La acusación pide 26 años de prisión para el único procesado del caso Romanones

26 años de prisión para el padre Román M.V.C., único procesado en el llamado ‘caso Romanones’ y acusado de abusar sexualmente de un menor de edad desde el año 2004, cuando tenía 14 años y hasta 2007.

La Fiscalía reclamó nueve años de prisión para el inculpado, por un delito de abuso sexual continuado, agravado por el resultado de acceso carnal. La acusación particular entiende que además de este delito, por el que solicita diez años de prisión, también es presunto autor de otros dos delitos más de abusos sexuales, al contemplar el acceso carnal con el miembro viril, y pide por cada uno de ellos otros ocho años de prisión.
En total, la pena reclamada por la representación legal del denunciante se eleva a 26 años de prisión, basándose en la jurisprudencia que permite valorar ciertos episodios de abuso sexual como «individualizables», además de 50.000 euros de indemnización para la víctima y prohibición de comunicarse o acercarse a ella por un periodo de 20 años.

Tras el escrito de la acusación particular, será el turno de la acusación popular, la defensa y finalmente el Arzobispado como responsable civil subsidiario.