Blair y Aznar acordaron una estrategia para demostrar que trataban de evitar la guerra

Tony Blair y Jose María Aznar, pactaron una estrategia de comunicación para intentar demostrar que estaban haciendo todo lo posible por evitar la guerra. Al parecer lo acordaron durante una reunión en Madrid en 2003, a menos de un mes de la invasión de Irak, según el informe Chilcot. Blair explicó a Aznar que necesitaba una nueva resolución de la ONU para darle legalidad a la intervención en el país Árabe.

El informe Chilcot no le otorga a Aznar un papel relevante pero si un apoyo fundamental para el presidente de EEUU para consolidar una coalición internacional que interviniera en Irak. El estrellato fugaz del ex presidente duró poco tiempo hasta que se produjo el 11-M con el que el Aznar perdió las elecciones. Tras el atentado los españoles desbancaron al ex presidente del gobierno tras ocho años de legislatura.