El referéndum catalán y la política interior se cuelan en la agenda de Rajoy

La cabeza de Fernádez Díaz, el referéndum soberanista en Cataluña y el acercamiento de presos de ETA a cárceles del País Vasco son los escollos que ha de sortear Rajoy para convecer a PNV y ERC de que voten su investidura como presidente. Una tarea, a priori complicada, pero que no amilana al presidente que está dispuesto a recibir a todos los grupos para llegar a la cita con el rey con el número suficiente de apoyos y lograr ser investido presidente.

A la espera de lo que le diga Pedro Sánchez, que sigue reuniéndose con barones para perfilar su posición en el comité federal del sábado, Rajoy quiere llegar a finales de julio con un “plan B” que pasa por conseguir el apoyo de grupos minoritarios.