«Bienvenidos al infierno»

«Bienvenidos al infierno», así reciben los policías y bomberos a los turistas en el aeropuerto internacional de Río de Janeiro. A un mes de iniciarse los juegos olímpicos, los trabajadores denuncian la precariedad de sus condiciones de trabajo. Advierten de este modo con pancartas a los visitantes a los juegos olímpicos que no estarán seguros en el país durante esos días.En lo que va de año  54 policías han sido asesinados.  Además varios agentes habían cubierto el suelo con muñecos manchados con tinta roja.

Los policías y los  bomberos no cobrán desde el pasado mes de mayo. Los sindicatos denuncian que las condiciones que se viven en el país son pésimas, no hay agua, papel higiénico  ni tinta para los ordenadores.

El Gobierno de Río de Janeiro ha declarado el estado de calamidad pública ante estas condiciones en vísperas de las olimpiadas.