Abengoa llega a un acuerdo con sus acreedores para huir de la quiebra

La empresa de Abengoa da un paso más para despejar su futuro una vez que los bonistas y la banca, sus grandes acreedores, han dejado atrás sus diferencias y han aceptado el plan de viabilidad presentado por la multinacional sevillana durante la junta de accionistas celebrada ayer en la capital hispalense. La compañía ha cambiado sus necesidades de liquidez a 1200 millones de euros frente a los 1800 iniciales.

Prevén una reactivación del negocio después de reducir su deuda de caja por la venta de activos. Con este acuerdo la empresa evitaría el concurso de acreedores después que el juzgado de Sevilla prorrogara hasta el próximo mes de octubre su cierre definitivo.