26J… ¿y cuál es el voto útil?

Cierre de campaña en loor de multitudes de los cuatro principales partidos en liza y un mensaje que los une: se reclaman los garantes del voto útil en las elecciones del domingo. Rajoy, cierra campaña en Madrid aunque antes recaló en Valencia, Pablo Iglesias en Madrid Río, Albert Rivera también en Madrid, en la plaza de Ópera  y Pedro Sánchez no muy lejos de allí, con el tradicional doblete en Madrid y Sevilla, aunque en esta ocasión invertido.

Un voto útil que a tenor de los ecos de los quince días de campaña, donde las espadas han resultado estar algo más afiladas que el pasado 20 de diciembre, representan el freno a los radicales de Podemos, son la garantía de la nueva era prometida por los socialistas y que se dieron de bruces con el pacto frustrado, la ilusión por el cambio que exhibe el partido morado y el papel de mediador que se autoimpone Ciudadanos.

Así las cosas, se antoja como un voto imprescindible para Pedro Sánchez, quien ha aprovechado sus mensajes finales de la campaña para arremeter contra sus dos principales: «Hay algo más inútil que votar a alguien instalado en el no o en quien no quiere pactar», afirmó en alusión directa a Rajoy y Pablo Iglesias.

 

El voto a #LaGentedelSí

Sánchez se ha vaciado ante su #GentedelSí y ha tirado de ingenio e ironía para que el votante socialista no se vaya al caladero de Podemos. «Es normal que Iglesias pida el voto para el cambio porque no ha hecho más que cambiar, según con quién esté» «Pablo Iglesias debe estar entre el 30% de los indecisos», concluyó.

‘La Gozadera’ de la vice

A algo más de quinientos kilómetros de esa plaza, Rajoy ha querido aprovechar el sprint final, caminando deprisa que no corriendo, como nos ha obsequiado en los videos difundidos por su ‘departamento de ideas geniales’ a lo largo de las dos semanas, yendo de Valencia a Madrid, donde no le ha faltado el recibimiento a ritmo de ‘la Gozadera’ de Soraya Saénz de Santamaría.

Y como está sucediendo en esta recta final, los dardos en una sola dirección, hacia un solo destinatario, Pablo Iglesias.  «El 26J elige entre un Gobierno del PP o uno de radicales y extremistas» y por ello reclama la concentración del voto útil, para que sirva para apostar «por por la certidumbre y estabilidad. Nuestro país y el momento que vivimos exigen un Gobierno fuerte y no en prácticas.

 

Iglesias y Garzón, juntos en Madrid

Su principal adversario, según el argumentario oficial de ambos partidos curiosamente, Pablo Iglesias compareció con la mejor de sus sonrisas, por aquello de no desentonar con su slogan, y acompañado por Mónica Oltra, la del «gobierno a la valenciana». En su discurso, alternó los guiños a los socialistas y los ataques al PP: «Somos el voto útil para derrotar al PP». Que todo el mundo lo tenga claro. Básicamente porque tenemos una propuesta de país», y a Ciudadanos: «Hay cínicos que intentan blanquear al PP pintándolo de naranja», añadió.

Tampoco faltaron los agradecimientos al PCE, IU y a «la gente anónima que consiguen que el cambio político llegue».

Por su parte el ‘telonero Garzón’ erige a Unidos Podemos como el parapeto y la «esperanza» de Europa frente al avance del fascismo y la xenofobia.

 

C’s el voto útil para obtener «la llave del cambio»

Más diluido durante la campaña, salvo en sus debates televisivos que en este ecosistema sigue situándose en la cúspide de cadena trófica, Rivera ha optado por una escenografía más modesta y se ha reivindicado como el paladín de la negociación.»Lo que prometo no viene en ningún catálogo de muebles… Os prometo que me voy a dejar la piel para que haya Gobierno… No os prometo cheques, ni regalos, ni voy a decirles que bajo los impuestos para luego subirlos, como hace Rajoy. Este país necesita volver a recuperar la confianza», ha enfatizado.

Por ello, «subir un 1% [de votos] nos puede convertir en la llave del cambio… Si ustedes, como yo, quieren un país justo, donde nadie se quede atrás, les pide que confíen en mí, para hacer un cambio a mejor, no a peor», sentenció ante la parroquia. Argumentos que a su juicio merecen el voto útil de todos los españoles.

A las doce se acabó la campaña y se abre el periodo de reflexión. Y parece claro, que todos los votos el 26J serán útiles, y si no que le pregunten a la ‘frutera de Andorra’ y su particular mercado.