Los comedores escolares, de nuevo a debate

El miércoles los colegios echan el cierre… ¿Qué pasa este verano con los niños? O mejor dicho, que pasará durante las 11 semanas de vacaciones con los comedores escolares. 400.000 niños pueden perder el derecho a recibir, al menos, una vez al día una alimentación equilibrada, según Save the Children. Otra ONG que protege a la infancia, Educo, asegura que las peticiones para acceder a una beca de comedor en verano han aumentado un 155% respecto a 2015. A su portal ofertando becas llegan solicitudes de todas las comunidades.

Es el mismo debate, pero con las mismas no soluciones que todos los años. Solo que la campaña electoral parece haber eclipsado el debate social y está pasando con sordina y sin ruido mediático. La Confederación Española de Padres y Madres de Alumnos denuncia que las becas se reducen de 16.000 a 600 en los centros públicos y pide un mayor esfuerzo a las administraciones para que aumenten las partidas destinadas a este asunto.

Los últimos días de junio, los comedores sociales de la mayoría de las ciudades se colapsan. Es la única opción de esos padres que se ven privados de la beca y que se ven obligados a acudir a estos centros con su prole.

Aunque no todas las ONGs son partidarias de que los niños con necesidades alimentarias sean atendidos en los colegios. Cruz Roja se decantan porque los niños en verano deben de vivir las vacaciones con normalidad y, por lo tanto, deben de ser cuidados en casa por sus familias y evitar de este modo que sean señalados por los demás.

Mientras la administración no cubra las carencias derivadas de la pobreza infantil, de nuevo tendrán que ser las organizaciones quienes se hagan cargo.