Turismo, motor de la economía, pero también de la estacionalidad laboral

Uno de los pilares de la recuperación económica española se asienta sobre el turismo. Los datos así lo atestigüan: más de 68 millones de visitantes extranjeros en 2015. Unos turistas que fundamentalmente se concentran en los periodos estivales (el 80%). Y eso, en términos de empleo representa un grave problema según destaca el informe Focus realizado por CaixaBank, ya que la temporalidad de los contratos alcanza una tasa del 25,7%, la segunda más elevada de la UE, solo su­­pe­­rada por Polonia.

Asimismo, analizando la relación entre inversión y rentabilidad, las inversiones en infraestructuras para satisfacer la de­­manda en temporada alta no se aprovechan en temporada baja (sirva como ejemplo el hecho de que, en 2015, la ocupación hotelera de diciembre fuera del 45%, en comparación con el 77% de agosto).

Para superar el reto de la estacionalidad, en el informe se apuntan como soluciones apostar y fomentar el turismo por negocios, que apenas representa el 8% del turismo del país – la mitad del peso que supone para el turismo mundial-. Otra vía para mitigar la estacionalidad sería seguir fomentando la fidelidad de los turistas que llegan a España. Como sugiere la OCDE, aumentando la eficiencia de las conexiones entre regiones a través de transport hubs, mediante sistemas de pago integrados que incluyan transporte público, entradas a museos y espectáculos o aprovechando las facilidades que ofrecen las aplicaciones móviles para ofrecer información intuitiva y multilingüe.