De pactos ni hablamos

El día después del debate a cuatro, como se esperaba, los principales partidos ponen a su candidato como ganador. Las encuestas situaron en la mejor posición, a los polos opuestos políticos; Mariano Rajoy y Pablo Iglesias.

Pedro Sánchez llegó al debate con muchos condicionantes y una estrategia eficaz, mantenerse. Rivera su compañero de pacto -en la fallida legislatura-, no quiso arremeter contra él, quizá por el futuro próximo que les espera, y por la izquierda, Pablo Iglesias, más de lo mismo, las encuestas no están para hacer enemigos. Contra el que pudo arremeter y así lo hizo, fue contra Rajoy, la ya conocida corrupción de Partido Popular fue uno de los temas que el presidente del gobierno en funciones tuvo que defender después de las acusaciones de Pedro Sánchez.

La apuesta de Rajoy, pese a todo, mantuvo que lo «más sensato» sería un pacto de gran coalición con el PSOE, a lo que el líder socialista no tardó en contestar que nunca apoyaría la investidura del líder popular.

| 26J |