Piqué desatasca el debut de ‘la roja’

El internacional español Gerard Piqué, autor del gol del triunfo este lunes ante la República Checa (1-0), ha asegurado que el trabajo del equipo en el estreno en la Eurocopa de Francia 2016 ha sido “sensacional”, y ha afirmado que han “controlado” el partido en todo momento. Un cabezazo postrero de Gerard Piqué desatascó el debut de España en la Eurocopa de Francia contra la República Checa y le dio el triunfo (1-0) en la primera jornada (grupo D) de la fase de grupos, disputado en el Estadio de Toulouse, en un monólogo de la tricampeona continental bajo la batuta de un lustroso Andrés Iniesta.

Fue una victoria angustiosa contra un rival ultradefensivo, que pareció emular a la Georgia de hace una semana en Getafe y que acabó con el histórico mal fario en el arranque. Con Vicente del Bosque en el banquillo, ‘La Roja’ cayó con estrépito en el Mundial de Sudáfrica contra Suiza (0-1) y empató con apuros contra una Italia (1-1) a la que más tarde se goleó en la final continental de Kiev en 2012.

España, más volcada en la primera parte por el flanco izquierda de Jordi Alba y Nolito, tenía el control absoluto del tiempo del juego, pero le falló en el último pase, en unas ocasiones, y erró en la puntería en un par de disparos del Álvaro Morata, en otras. El veterano Peter Cech también tuvo su cuota de culpa.

Con Iniesta como eje y Cesc y Silva a su lado, los de Del Bosque empezaron a acumular méritos para adelantarse en el marcador y aliviar la angustia del debut. Primero en un pase al hueco de Juanfran hacia Silva que el canario puso en la bota de Morata y el balón se estrelló el cuerpo del gigantón Cech.

El delantero de la Juventus, cuyo futuro se lo rifan el propio Real Madrid y media Europa, tuvo otra opción en un robo y asistencia de Iniesta, pero el portero del Arsenal desvió para empezar a hacer más grande su figura y alimentar el mal arranque español en los inicios siempre complicados de ‘La Roja’ en los últimos campeonatos.

Tampoco pudo Jordi Alba en una jugada calcada poner por delante a una España que se marchó con el sinsabor de hacer hecho los deberes antes del descanso, aunque esa buena nota no la tradujo al marcador. Que arrancó con el ímpetu del estreno, pero que fue bajando el pistón con el paso de los minutos.

El gol llegó en un centro de Iniesta, elegido Jugador del Partido, a la cabeza de su compañero Piqué en el minuto 87 cuando el reloj más apretaba y con una España totalmente volcada sobre la meta rival. Aún tuvo que sufrir cuando De Gea depejó de puños un disparo de Darida en el descuento.

Era lógico tanto sufrimiento. España nunca había ganado un 13 de junio. El próximo viernes (21:00 horas) contra Turquía puede dejar casi encarilado su pase a la siguiente fase sin la angustia de un debut que tradicionalmente le era esquivo y en que en Toulouse pudo empezar a reescribir la historia.

“Creo que hemos jugado y controlado muy bien el partido. Hemos generado ocasiones pero la pelota no quería entrar. He tenido la suerte de meter yo el gol, pero el trabajo del equipo ha sido sensacional”, declaró a Telecinco tras el encuentro en Toulouse.

Además, el central del FC Barcelona resaltó la insistencia del equipo. “Hemos atacado con mucho orden, intentando hacer el campo lo más grande posible, a pesar de que ellos estaban muy cerrados. Hemos generado ocasiones hasta que llegó el gol”, subrayó.

“Queríamos ganar porque sabíamos que era importante empezar con los tres puntos”, indicó, antes de rendirse a la asistencia de Andrés Iniesta. “Qué pase, qué calidad”, elogió.

Por último, explicó que sus saludos tras el partido iban dedicados a su hijo, presente en el estadio. “Está ahí, con la camiseta de España”, concluyó.