La Guardia Civil espera a que «el Rubio» confiese

Según las investigaciones, todo apunta a que Antonio Ojeda es el culpable de la desaparición del pequeño Yeremi Vargas, del que no  se conoce su paradero desde el 10 de marzo de 2007.

En los próximos días «el Rubio» será trasladado a  Gran Canaria por el juzgado nº2  de San Bartolomé de Tirajana. Por el momento, la Guardia Civil  se basa en pruebas circunstanciales pero sigue buscando indicios que permitan continuar con la investigación. Se están llevando a cabo interrogatorios en  Vecindario, Gran Canaria, donde residía Yeremi para fijar de una manera mucho más precisa lo que pasó aquel sábado en el que despareció y constatar la presencia de «El  Rubio» en el lugar.

Son 4 las pistas principales que han llevado a la Guardia Civil a considerar al «Rubio» como principal sospechoso. Un Renault  Oasis blanco, el mismo modelo de coche que se utilizó el día de la desaparición del pequeño,  una presunta agresión sexual a un menor por el que se encuentra en prisión preventiva desde el año 2015,  testimonios  que aseguran su presencia  aquel sábado fatídico en las proximidades de la vivienda familiar y comentarios del propio Ojeda que  habría confesado el crimen con internos de la prisión de Algeciras.

Su situación en la prisión se complica,  al parecer dos reclusos compañeros de Ojeda, al enterarse de que este pudiese haber participado en la desaparición del pequeño le aislaron y no dejaron de insultarle y amenazarle. La Guardia Civil le imputa los delitos de detención ilegal y de homicidio del niño.

La familia nunca había descartado que  el niño estuviese vivo, hasta ahora. Tanto estos, como los que trabajan en el caso y los habitantes de la isla  confían en que el sospechoso acabe confesando lo que hizo y que termine con la tortura que ya ha durado demasiados años.