Sorprendidos in fraganti mientras robaban en un hotel de Gran Canaria

Agentes de la Policía Nacional han detenido a un hombre, de 29 años de edad, con antecedentes policiales, y a dos jóvenes, de 14 y 17 años, como presuntos autores de un robo con fuerza en un hotel de San Agustín, en San Bartolomé de Tirajana (Gran Canaria).

Asimismo, en los hechos participaron presuntamente dos niños de 13 años, que se habían fugado de un centro de menores, según informó la Policía Nacional en nota de prensa.

En cuanto a los arrestos se produjeron después de que una llamada al teléfono 091 informara de que tres personas habían estado manipulando la puerta de acceso a su domicilio, con intención de entrar pero al verse sorprendidos huyeron a bordo de un turismo, facilitando las características físicas de los presuntos autores.

Posteriormente, los agentes tuvieron constancia de que tres individuos habían saltado el muro perimetral de un hotel de San Agustín y habían accedido a la zona ajardinada del mismo, por lo que los agentes se desplazaron rápidamente al lugar donde pudieron observar como uno de los individuos se encaramaba hasta el balcón de una habitación introduciéndose en el interior.

Finalmente, la policía pudo interceptar a dos de los individuos, uno de ellos un niño de 13 años, mientras que el tercero se dirigió a la carrera hasta un coche estacionado en el exterior del hotel, donde les esperaban dos chicas menores de edad que realizaban labores de vigilancia.

Los agentes continúa con la investigación abierta para determinar la procedencia de los numerosos efectos y herramientas intervenidos en el interior del vehículo.

Asimismo, matiza que de las cinco personas presuntamente implicadas, cuatro eran menores de edad; dos niños de 13 años que se encontraban fugados de un centro de menores, una niña de 14 años y otra de 17.

Por ello, los menores de 13 años fueron reingresados en el Centro de Atención Inmediata del que se habían fugado, mientras que las menores, tras las oportunas gestiones policiales, fueron entregadas a sus padres y tutor legal respectivamente.

Por último, tras instruir el correspondiente atestado policial, el detenido mayor de edad pasó a disposición de la Autoridad Judicial competente, quien decretó su libertad con cargos.