Justicia Animal lleva a los tribunales la aparición de un toro en una ópera

La Fiscalía de Medio Ambiente y Urbanismo ha recibido la denuncia de Justicia Animal interpuesta ante la Dirección General de Agricultura y Ganadería de la Comunidad de Madrid en la que pide que se prohíba la utilización del toro ‘Easy Rider’ en la ópera ‘Moisés y Aarón’ en el Teatro Real.

Según han confirmado fuentes de la Fiscalía de Medio Ambiente, han recibido la denuncia y que ésta será estudiada para ver si le da curso legal o no.

En el escrito de la denuncia, al que ha tenido acceso Europa Press, y que se remitió con fecha de este mismo martes, indican que en las dos horas de duración de la ópera, el toro tiene dos apariciones de aproximadamente 20 minutos. Así, señala que en el primer acto aparece dentro de una urna de plexiglás, algo que califica de “antinatural” y “sospechoso” de “estar sedado o drogado” dado que el animal se queda quieto y sin moverse.

“Es claramente una situación antinatural, y sin lugar a duda muy sospechoso que quede quieto sin moverse, pudiendo estar el animal sedado o drogado, por lo que hemos solicitado que se le haga una analítica para comprobar si da positivo a algún tipo de droga”, ha señalado la organización.

Igualmente, relata que en el segundo acto el animal anda en escena, se le rocía con pintura negra junto a los actores, para simbolizar una orgía, y que va sujeto en todo momento por una argolla unida desde los cuernos al hocico, que si se tensa debido a cualquier movimiento del animal le produce un fuerte dolor y sufrimiento. Asimismo, añade la denuncia que no existen medidas de seguridad en el escenario para evitar graves accidentes.

Informe veterinario

La organización adjunta a la denuncia un informe de la Asociación de Veterinarios Abolicionista de la Tauromaquia y del Maltrato Animal (AVATMA), al que ha tenido acceso Europa Press, en el que, tras visionar fotos y vídeos remitidos, concluyen que cuando el animal se encuentra en las cuadras del Palacio Real, no se cumplen las cinco libertades o derechos que de manera obligada se deben cumplir para garantizar el bienestar animal (alimentación, alojamiento, sufrimiento físico, libertad para expresar su comportamiento natural y sufrimiento emocional).

“Este animal carece de los estímulos necesarios para poder desarrollar su comportamiento natural. Incluso si se encontrara en una explotación de carácter intensivo, sus condiciones de vida serían considerablemente mejores”, explican

La denuncia concluye que estos hechos son constitutivos de falta muy grave en la Ley de Protección Animal de la Comunidad de Madrid. Según la presidenta de Justicia Animal, Matilde Cubillo, no es necesaria la presencia del toro en la obra y, por ello, considera que la Comunidad de Madrid debe hacer cumplir la ley de manera “tajante” prohibiendo la utilización del animal.

“Nadie denuncia que no estén los papeles del animal en regla, ni que carezca de las autorizaciones pertinentes, lo que denunciamos es la vulneración de la ley de protección animal de la Comunidad de Madrid que regula como falta muy grave este tipo de espectáculos donde se utilizan animales sometiéndolos a una situación antinatural. No hace falta ser muy listo para comprender que un toro de 1.500 kg no pinta nada en un escenario”, concluye.

La Plataforma La Tortura No es Cultura, según recuerdan también presentó denuncia por estos mismos hechos y en Francia, donde se presentó la obra en 2015. Asimismo, hubo protestas por parte de las entidades de protección animal, llegando a conseguir más de 21.900 firmas en contra el espectáculo. En España, una petición lanzada a través de Change.org ha recabado 48.000 firmas en contra del uso de ‘Easy Rider’.

El Teatro Real defiende su aparición

Frente a las críticas, el director general del Teatro Real, Ignacio García-Belenguer, aseguró durante la presentación de la producción que el toro se encuentra “en las mejores condiciones” y que se han cumplido todos los requisitos para su participación en la obra.

“Se han adaptado todos las medidas y los mejores cuidados para que el toro esté perfectamente cuidado”, resaltó, al tiempo que negó que este animal fuese drogado, sedado o se suministren medicamentos. “Es un toro tranquilo, no necesita absolutamente nada, ha sido elegido por ese carácter”, dijo.

1 comentario