La medicina inteligente, el futuro del cuidado de la salud

En 2020, los sistemas de atención de salud podrían ser controlados en su mayoría por médicos que hagan sus diagnósticos a través de aplicaciones y sistemas inteligentes. Las nuevas tecnologías brindan grandes oportunidades al cuidado de nuestra salud y proporcionan beneficios tanto a los pacientes como a las organizaciones de salud y a los gobiernos. Pero la telemedicina beneficia, sobre todo, a aquellas personas que viven en áreas rurales y remotas, y aquellas con movilidad reducida.

La monitorización de pacientes es un área clave en el sector eHealth para la mejora de la calidad de vida de los pacientes crónicos. Telefónica ha presentado en los últimos meses diferentes pruebas para su gestión remota y monitorización, una de ellas es ATLANTIC,  el ensayo clínico multicéntrico de La Junta de Andalucía. Este programa pretende demostrar el avance del proceso asistencial a pacientes complejos, con varias patologías de alto riesgo como son el EPOC, insuficiencia cardiaca, diabetes o hipertensión arterial.

Pero, ¿cómo se consigue esta mejora? Gracias a la introducción de la telemonitorización domiciliaria se miden las constantes vitales de forma remota y con la videoconferencia médico-paciente se reducen los ingresos hospitalarios y las visitas a urgencias. También se establecen mecanismos terapéuticos y seguimientos correctores más ágiles, que hacen la vida del paciente más cómoda evitando desplazamientos innecesarios, reduciendo la brecha geo-temporal, y aumentando el autocontrol de la enfermedad  y la autonomía por parte del paciente.

El avance de las nuevas tecnologías ha permitido grandes progresos en el campo de la medicina. En esta iniciativa, Telefónica aporta su servicio de seguimiento remoto de pacientes, basada en una plataforma de gestión inteligente que mide las constantes vitales, síntomas y alertas, y las envíame mediante una tablet a la “nube” donde un médico podrá estudiarlas y analizarlas. Además, incluye los dispositivos que se ponen en manos de los enfermos, como tensiómetros, básculas, pulsióximetros y glucómetros. El avance de la tecnología está en continua evolución y la telemedicina tiene un futuro prometedor.