Antitotalitarismo y derecho a decidir, el legado del POUM

En pleno debate soberanista catalán y a menos de un mes de las elecciones, donde se consolidará la ruptura del bipartidismo, el historiador británico Andy Durgan reivindica la historia del movimiento obrero en Cataluña con la publicación de «Comunismo, Revolución y movimiento Obrero en Cataluña 1920-1936. Los Orígenes del POUM.

La presentación del libro tendrá lugar el 27 de mayo en la madrileña librería Traficantes de Sueños, y está organizada por la Fundación Andreu Nin y la revista La Hiedra. En el coloquio, además del autor, participarán el sociólogo Enrique del Olmo, presidente de La Fundación Andreu Nin, y el escritor Chris Ealham.

Libro POUM

El Partido Obrero de Unificación Marxista (POUM) nació hace ochenta años y se considera como el partido obrero que tuvo más peso en Cataluña antes de la Guerra Civil. Llegó a tener presencia en alrededor de trescientas poblaciones y sus sindicatos comenzaron a erosionar la hegemonía de la CNT en algunos sectores del movimiento obrero. La mayor implantación del POUM estuvo en Cataluña y en Valencia, aunque tenía una implantación minoritaria en Madrid y una presencia testimonial en otras partes de España, como Extremadura, Asturias y el País Vasco.

 

 

El POUM nació como el resultado de la unificación de Izquierda Comunista de España (ICE) -trotskista- y el Bloque Obrero y Campesino (BOC)

 

 

El POUM nació como el resultado de la unificación de Izquierda Comunista de España (ICE) -trotskista- y el Bloque Obrero y Campesino (BOC). Los líderes de ambos partidos, Andreu Nin y Joaquín Maurin se convirtieron en las figuras relevantes de este nuevo partido. Críticos con «la degeneración burocrática y totalitaria» de la revolución rusa bajo el mandato de Stalin, el POUM defendió durante su existencia una bandera «el derecho indiscutible de los pueblos a disponer libremente de sus destinos y a constituirse en estados independientes, si esta es su voluntad».

Precisamente su defensa del antitotalitarismo y su declarado antiestalinismo convirtió al POUM y a sus dirigentes en un partido ‘incómodo’ para algunas facciones integradas en el Frente Popular durante la Guerra Civil. Andreu Nin, que llegó a ser Conseller de Justicia de la Generalitat, fue detenido junto a la cúpula del partido en junio de 1937 por las fuerzas republicanas y desapareciendo sin explicación alguna. Nunca apareció su cadáver y existen pocas dudas de que la orden de ‘hacerlo desaparecer’ provino de Moscú.

Definitivamente disuelto tras las elecciones de 1977, los valores y mensajes  revolucionarios y democráticos del POUM se mantienen vivos gracias a la labor de la Fundación Andreu Nin.