La expresidenta de la Asociación de Víctimas del Metro 3 de Julio (AVM3J) Beatriz Garrote ha denunciado este lunes que los familiares se han sentido “muy maltratados institucionalmente” y ha dicho que “las muertes no tienen marcha atrás, pero lo que nos hubiera ayudado a llevar nuestro dolor mejor es recibir un trato reparador”. Asimismo, considera que tras el siniestro de 2006 en el que fallecieron 43 personas y otras 47 resultaron heridas se deberían haber producido dimisiones.

Beatriz Garrote, acompañada de su hermana Rosa, ha comparecido este lunes en la comisión de las Corts Valencianes que investiga el accidente, donde ha explicado, visiblemente emocionada y con lágrimas en los ojos, que una de sus hermanas y su sobrina viajaban en el metro y la primera murió el día 6 de julio, tras permanecer tres días en coma.

Durante su comparecencia, que ha durado más de tres horas, ha indicado que echaron en falta más información cuando ocurrió el accidente y, asimismo, ha criticado que no hubo una reunión con Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV).

Garrote, que viste una camiseta en la que se puede leer ’43 muertos, 47 heridos: 0 responsables’, también ha destacado, al ser preguntada por si cree que se deberían haber producido dimisiones, que “en un primer momento cuando mueren 43 personas aunque la persona responsable de un transporte público tenga mayor o menor responsabilidad debe dimitir”.

En su opinión, “la gestión del metro ha sido la que ha sido porque el Gobierno valenciano no quiso abrir una brecha que cuestionara que su gestión era perfecta”, y ha añadido que si se hubieran producido dimisiones, “la mayoría de las familias no habríamos sentido la necesidad de montar esta asociación y pelear”.

Garrote, quien también ha criticado la “invasión de la prensa” y el “acoso” de los abogados los días siguientes al siniestro, ha destacado que la asociación de víctimas se creó tras el verano porque entendía que “había habido mucha prisa por cerrar la investigación y por lavar la cara del Gobierno y de la dirección de Ferrocarrils”.

“Me dejaron muy pasmada las conclusiones –de la comisión de investigación que se celebró en las Corts en 2006–: Cerrar que la línea 1 es segura cuando ha habido 43 muertos sin reconocer ningún fallo más que la muerte del conductor no me dejaba tranquila”, ha destacado Garrote, quien ha dio que esa comisión parlamentaria “nos hizo tener más dudas”. “El PP con su mayoría parlamentaria dejó sólo hablar voces que no le podían cuestionar”, ha subrayado.

Otros motivos que alentaron la puesta en marcha de la asociación, ha explicado, fueron “conseguir entre todos hacer fuerza para que el accidente se tratara con justicia” e intentar lograr una reunión con el entonces presidente de la Generalitat, Francisco Camps.

Ha señalado que querían reunirse con Camps porque “veíamos que la atención a las víctimas no fue transparente y que no se estaba gestionando correctamente el accidente”. Sin embargo, ha dicho que el entonces vicepresidente del Consell, Víctor Campos, les respondió: “Una reunión con Camps no la va a haber; jamás vais a tener una foto con él”. No obstante, en un encuentro entre el expresidente de la AVM3J Enric Chulio y Víctor Campos acudieron posteriormente a ver a Camps, pero cree que fue “una encerrona”.

Beatriz Garrote ha hecho hincapié en que los “tres pilares” que han reclamado siempre los familiares de las víctimas han sido que hubiera una investigación sobre el accidente, que se pusieran los medios para que no vuelva a ocurrir algo así y que se asumieran las responsabilidades que se dirimieran de la investigación.

“Durante estos nueve años, nos ha hecho sufrir mucho el ver que las cosas no estaban bien gestionadas”, ha dicho Garrote, quien ha subrayado que ha aprendido que “la justicia no siempre es justa y no siempre da las soluciones”, pero ha valorado que ahora haya una “segunda oportunidad”.

Ayudas

En materia de ayudas, entiende que se deberían haber dado “plazos sin caducidad para que las familias pudieran acceder a las ayudas a su ritmo”, ya que ha dicho que “hubo tal celeridad que en muchos casos se creó ansiedad a las víctimas”.

Garrote ha dicho que han echado de menos “reuniones conjuntas de todas las víctimas proporcionando la misma información a todos”, para evitar que ninguna persona sintiera que “estaba recibiendo favores, sino que eran derechos totalmente reconocidos y con la máxima transparencia”.

Considera que la gestión de las ayudas “peor no se pudo hacer”, y ha asegurado que a su cuñado le preguntaron “si necesitaba otro puesto mejor que el que tenía, cosa que él denegó”.

Respecto a las visitas del entonces conseller de Agricultura, Juan Cotino, ha dicho que fue a ver “a la mayoría de familias de Torrent”, aunque no fue el caso de la suya, y ha asegurado que antes de acudir “sabía perfectamente cuál era la situación laboral de las familias”.

Ha explicado que el exconseller no dijo directamente: “Te doy un trabajo a cambio de que te calles”, pero considera que “un representante de la administración no puede ir a las familias a decir estoy ahí para lo que necesites o te doy trabajo en la administración”. “Fue un error garrafal”, ha manifestado, y ha dicho que no hubo “una gestión limpia y democrática de la administración”.

“Homenaje de espaldas a las víctimas”

Respecto al monolito por las víctimas que se construyó en Torrent (Valencia), ha dicho que algunas familias se enteraron “por la prensa” y consideraron que “estaban construyendo un homenaje a espaldas de las víctimas”.

En cuanto al cambio de nombre de la estación de metro de Jesús por el de Joaquín Sorolla –aunque posteriormente se puso la doble denominación–, ha señalado que “parecía un gesto más para echar tierra sobre el accidente”. “Nos hemos sentido tan maltratados institucionalmente que nos era difícil interpretar gestos como bienintencionados”, ha apostillado.

También ha criticado el funeral de estado y la misa del Papa por las víctimas “en un momento tan doloroso en el que una familia está intentando asumirlas qué le pasa”. Asimismo, ha criticado que el Arzobispado impidió que el cura que la AVM3J quería oficiara la misa del aniversario del siniestro y ha dicho que en los sermones les instaban a resignarse.

“Apagón informativo”

En otro momento de su intervención, Garrote, quien ha destacado el programa ‘Salvados’ “ha supuesto un antes y después” porque “puso la atención donde había ya cierto olvido del accidente”, ha criticado el “apagón informativo” en Canal 9.

Ha indicado que hubo “manipulación”, “censura”  y “una línea directa entre los mensajes que quería dar el Gobierno y lo que decían los periodistas” de la televisión pública. “La información que se dio en la radiotelevisión pública no fue veraz ni objetiva”, ha resaltado.