Bob Dylan cumple 75 años

El tipo que hoy conocemos como Bob Dylan adquirió forma humana como Robert Allen Zimmerman el 24 de mayo de 1941, en el seno de una familia humilde de Duluth (Minnesota, Estados Unidos).

Como muchos niños de la época, creció pegado a un aparato de radio en el que encontraba las respuestas que buscaba para entender el mundo. Por eso nadie se extrañó cuando comenzó a enrolarse en bandas siendo todavía un mocoso a finales de la década de los cincuenta.

Icono, leyenda, mito. Muchos son los calificativos grandilocuentes que recurrentemente se emplean para referirse a Bob Dylan, aquel muchacho que dio el paso definitivo cuando se plantó en 1961 en Nueva York con la intención de conocer a su ídolo Woody Guthrie.

Lo que es innegable es que él redefinió la relación entre el folk y el rock, protagonizando agrias y fuertes polémicas a mitad de los sesenta por su empeño en enchufar las guitarras al mayor volumen posible. Un desaire que los puristas del folk nunca le perdonarán.

Pero lejos quedan ya aquellos años y este martes Bob Dylan cumple 75 años aún en plena actividad, siempre embarcado en esa gira interminable que se calcula inició oficialmente en 1987. Y con 37 discos de estudio a sus espaldas, el último de ellos editado hace cuatro días con el título de Fallen angels (reincidiendo en su pasión por Frank Sinatra).

Un tótem intocable de la música popular de nuestro tiempo, casi con tantas canciones recordables como años en el carnet de identidad. Pero por locura que parezca, tratamos de aproximarnos a su trayectoria escogiendo únicamente 5 de sus composiciones.

BLOWIN IN THE WIND (1963)

KNOCKIN ON HEAVENS DOOR (1972)

 

HURRICANE (1975)

THINGS HAVE CHANGED (2000)