Dos atentados de DAESH dejan más de 100 muertos en Siria

Más de cien personas han muerto como consecuencia de una serie de atentados perpetrados por el grupo terrorista Estado Islámico en las ciudades sirias de Tartús y Jableh, ubicadas en la costa del mar Mediterráneo, según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos.

En Jableh, situada en la provincia de Latakia, han tenido lugar al menos cuatro explosiones, una de ellas cerca de un hospital, y han fallecido al menos 53 personas. Tartús, capital de la región homónima, ha sufrido la explosión de un coche bomba y la inmolación de dos suicidas junto a una gasolinera, con un total de 48 víctimas mortales.

La agencia Amaq, vinculada a Estado Islámico, ha informado de que miembros de este grupo han atacado “reuniones de alauíes en Tartús y Jableh”, aludiendo así a la minoría religiosa a la que pertenece el presidente sirio, Bashar al Assad.

Ambas ciudades han permanecido relativamente al margen de la guerra que ha sumido a Siria en el caos desde marzo de 2011. La parte noroeste del país se ha mantenido en su mayor parte como bastión del régimen de Al Assad.