Guadamur, el regreso de Franco y el fascismo a Toledo (Vídeo)

Guadamur es una localidad toledana que celebra sus anuales Jornadas Visigodas con las ayudas que presta la Diputación Provincial. Tiene una alcaldesa del Partido Popular, Sagrario Gutierrez, que gobierna un municipio en el que también hay políticos de PSOE, Izquierda Unida y Podemos.

En un espectáculo musical y visual organizado por el equipo de gobierno municipal, se proyectaron entre otras muchas imágenes que encadenaban la historia, unas en las que parecen Franco, Hitler, Himmler, Petain, y se ensalza el encuentro de Hendaya. La música del NO-DO al tiempo que uno rótulos destacan la pericia de Franco durante la Segunda Guerra Mundial.

En el momento de aparecer estas imágenes y según varios asistentes, dirigentes del PP que se encontraban entre el público comenzaron a gritar ¡Bravo!

 

Aparecen Franco, Hitler, Himmler, Petain, y se ensalza el encuentro de Hendaya

 

En rueda de prensa, Blanca Fernández, portavoz del Grupo Parlamentario Socialista en la región, ha dicho que cuando vio las imágenes se le pusieron “los pelos de punta” y “la piel de gallina”, y ha abogado por saber si era una loa a dictadores sanguinarios.

En un comunicado el Consistorio ha intentado desvincularse de la deplorable actividad y asegura que “la única intención era la de narrar los hechos históricos sobre cómo se produjo la recuperación del Tesoro de Guarrazar que estaba en Francia y que formó parte de las negociaciones con el gobierno provisional de Vichy”. “En ningún caso era intención ni de los autores, ni del documentalista, ni de los colaboradores elogiar ni a los personajes de las negociaciones ni sus acciones de gobierno”, añade pidiendo ” a cuantos puedan haberse sentido ofendidos”. 

A la espera de que se aclare lo sucedido, la Diputación de Toledo ha suspendido el convenio de colaboración con este Ayuntamiento de Guadamur para la celebración de las Jornadas Visigodas que se celebra cada año por estas fechas.

El acto, una actividad que podría ser investigada por la Fiscalía al tratarse de una clara apología del fascismo no dista mucho en su forma y en su fondo, de un homenaje a Franco aprovechando una fiesta local y sufragado con dinero público.

Realmente, solo faltó entonar el Cara al Sol, brazo en alto, al finalizar la proyección. todo muy propio de los Visigodos.