Carmena construirá 4.600 viviendas en ‘Madrid Puerta Norte’

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, y el delegado de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo, han anunciado la propuesta técnica municipal para la renombrada Madrid Puerta Norte, la anteriormente conocida como operación Chamartín, y que supone la posibilidad de construir 4.600 viviendas, de las que mil serían protegidas.

En palabras de Calvo, se trata de una propuesta para «coser los barrios del entorno y que resuelva el déficit de dotaciones del ámbito». La propuesta integral incluye dos actuaciones: al sur de la M-30, con una operación de ampliación y mejora de la estación de Chamartín, la creación de un polo de negocios que conecte con las cuatro torres de la Ciudad Deportiva y, al norte de la M-30, una operación mixta que combine actividad residencial, industrial y comercial.

Las 4.600 viviendas planteadas se distribuirían homogéneamente por el ámbito. Calvo ha concretado que al sur de la M-30 se podrían levantar mil viviendas y las 3.600 restantes al norte de la M-30, de las que mil serían protegidas. El delegado ha insistido en que con esta iniciativa se mantiene el índice de edificabilidad.

ZONA AL SUR DE LA M-30

En el ámbito sur se ubica la estación de Chamartín, donde se proyecta una gran área de actividad y negocios, ligada funcionalmente a las Cuatro Torres. También se prevé la construcción de mil viviendas protegidas y de 408.139 metros cuadrados de oficinas.

Esta nueva delimitación se completa con la incorporación del ámbito Colonia Campamento, «cuya solución ha sido sucesivamente aplazada en el tiempo pero que se considera un elemento sustancial para definir las condiciones de entorno de la estación».

En este ámbito, el Ayuntamiento de Madrid plantea una actuación de iniciativa y gestión pública, similar a la realizada en el Pasillo Verde Ferroviario, mediante un consorcio urbanístico entre la administración central y la municipal para garantizar la creación del nuevo Centro de Actividad y Negocios, la integración de la nueva estación en la estructura urbana, y la remodelación del nudo norte de la M- 30.

En el Centro Terciario de Negocios se proponen dos edificios singulares, de uso terciario, con una altura de 40 plantas y dos conjuntos, también terciarios, que podrán contar con edificaciones de hasta 20 plantas. El resto de las edificaciones se adaptan al entorno variando su altura en función de las edificaciones más próximas (16 plantas en la zona de la calle Bambú y 12 en la de las calles Mauricio Legendre y Agustín de Foxá).

En el Centro de Actividad Estación de Chamartín se posibilitaría la construcción de edificios cuyas alturas podrían oscilar entre las 20 y 40 plantas.

ZONA AL NORTE DE LA M-30 DE MADRID

En la zona al norte de la M-30 de Madrid se plantea una intervención mayoritariamente privada para el desarrollo de unas 3.600 viviendas y un total de 720.177 metros cuadrados destinados a actividades productivas de uso terciario.

En esta área, con carácter general, se propone adecuar las alturas de la edificación a las existentes en el entorno, de entre cinco a siete plantas, y asignar las alturas más elevadas junto al foco de actividad económica alrededor de la estación de cercanías de Fuencarral, donde se plantean cuatro torres de uso terciario con un máximo de 40 plantas y otras cuatro torres destinadas a uso residencial de 20 plantas.

Los ámbitos estarán conectados mediante la mejora de la calle Mauricio Legendre, la prolongación de Agustín de Foxá y la propuesta de túneles para conectar con el Paseo de la Castellana.

ZONAS VERDES Y EQUIPAMIENTOS

El Ayuntamiento de Madrid propone estructurar la zona al norte de la M-30 mediante un gran parque lineal en sentido norte-sur que integre el conjunto de reservas de suelo para zonas verdes. Para este uso la superficie alcanza los 274.251 metros cuadrados y se reducen significativamente, respecto a planes anteriores, los espacios libres situados sobre plataformas de cubrición ferroviaria.

La superficie destinada a dotaciones asciende a 254.006 metros cuadrados, que atenderán la demanda de las nuevas viviendas previstas, darán servicio a la población del entorno y resolverán parte de los déficits históricos del Casco de Fuencarral y del Barrio de Begoña, como ha afirmado Calvo ante los concejales-presidentes de Fuencarral-El Pardo y Chamartín, Guillermo Zapata y Mauricio Valiente, respectivamente.

AUMENTO «ARTIFICIOSO» DE LA EDIFICABILIDAD

La propuesta del Ayuntamiento de Madrid mantiene la densidad edificatoria fijada actualmente (1,05 metros cuadrados edificables por metro cuadrado de suelo) excluyendo del cómputo global los suelos de la red viaria y ferroviaria que no está previsto que se desafecten de su uso actual, así como todos aquellos suelos que no sean necesarios para concretar la operación urbana o cuya transformación no esté prevista.

Así quedan excluidos de la ordenación del área la superficie correspondiente a la M-30, al Nudo de Fuencarral y a las infraestructuras ferroviarias en el entorno de Fuencarral, lo que suma un total de 1.440.387 metros cuadrados para los que se propone que mantengan su uso y calificación actual. Calvo ha remarcado la importancia de esta decisión dado que la inclusión de esos suelos elevaba de forma «significativa y artificiosa» la superficie a construir.

Una vez excluidos estos suelos, la superficie total a ordenar suma 1.744.549 metros cuadrados (1.511.467 correspondientes a ámbitos de ordenación y 233.082 en el ámbito de la nueva estación), para los que no se modifica el índice de edificabilidad con el fin de no alterar los derechos de los propietarios del suelo.

De este modo, el índice de edificabilidad que se aplica a los suelos en ámbitos que se ordenan y que realmente serán objeto de transformación se mantiene en 1.05 metros cuadrados de edificabilidad por metro cuadrado, lo que supone un total de 1.587.040 metros cuadrados para usos de actividad económica y residencial. A esto se sumaría la edificabilidad correspondiente a la nueva estación, que asciende a 163.157 metros cuadrados.

En lo relativo a los servicios y edificaciones existentes, la propuesta actual contempla la permanencia e integración total o parcial en la ordenación de las arterias del Canal Isabel II y el depósito del Olivar, parte de la Base de la Empresa Municipal de Transporte, parte de las instalaciones deportivas de la EMT de Madrid, y las ermitas de San Roque y Nuestra Señora de Lourdes.