Las perspectivas de crecimiento económico continúan a pesar de los nubarrones del exterior

El consumo de las familias sigue apuntalando el crecimiento económico y la salida de la crisis, que ha seguido dando muestras de expansión en el mes de abril. Las ventas minoristas suben un 2% en el 1T 2016 lo que hace crecer no solo el indicador de sentimiento empresarial PMI (el índice del sector manufacturero subió una décima en abril, hasta los 53,5 puntos y el de servicios se sitúa en 55,1 puntos), también afianza el mercado laboral en el inicio del segundo trimestre del año.

El número de afiliados a la Seguridad Social aumentó en 55.307 personas (datos desestacionalizados) en abril, de forma que el avance interanual se mantuvo en cotas elevadas, del 2,7%.

 

 

No obstante, este crecimiento económico -global en la eurozona y particulamente interesante en España- puede verse amenazado por el repunte de los precios del crudo, la apreciación del euro frente al dólar y unos datos poco relevantes de los beneficios corporativos tanto en EE UU, Europa como en el área emergente. Estos elementos están provocando el desánimo de los inversores han prolongado el desánimo inversor.

En este punto, los mercados financieros están respondiendo negativamente al empeoramiento político de Brasil, Turquía y SudáfricaEn China, los indicadores de actividad no dibujan un rumbo claro, por lo que los temores a un hard landing, la posibilidad de una notable desaceleración del crecimiento en China no se disipan.