Los mossos acusados de matar a un hombre en una detención eluden ir a la cárcel

Se han declarado culpables a cambio de una pena que les evitará ir a la cárcel. Los seis agentes de los Mossos d’Esquadra acusados de la muerte de Juan Andrés Estevez, un vecino del Raval en 2013, han alcanzado un pacto con todas las partes mediante el cual se han declarado culpables de homicidio imprudente grave y otro contra la integridad moral a cambio de dos años de cárcel, el compromiso de no delinquir en tres años y otras medidas como no patrullar durante cinco años, un curso sobre derechos humanos y suspensión de empleo y suelo durante dos años.

Además pagarán solidariamente a los familiares de la víctima una indemnización de 150.000 euros

La Asociación Catalana para la Defensa de los Derechos Humanos (ACDDH), acusación popular en el caso Benítez, ha justificado que a última hora hayan suscrito un pacto con el resto de las partes ante el riesgo de un «incierto desenlace» en el juicio. En declaraciones a los medios a las puertas de la Audiencia de Barcelona este lunes, el abogado de la asociación, Àlex Sola, ha reconocido que no es agradable haberse visto abocado a firmar el pacto y dice entender que parte de la ciudadanía lo considere injusto.

Juan Andrés Benítez, fallecido en octubre de 2013 en plena calle del barrio de Raval de Barcelona cuando era reducido y golpeado por los agentes, que acudieron al lugar tras ser alertados por un discusión menor entre la víctima y un vecino suyo. Además, otros dos mossos iban a ser juzgados por encubrimiento. Por arrojar agua al charco de sangre que quedó en la calle tras la retención de la víctima y por borrar imágenes de móvil de los hechos grabadas por vecinos.