La actualidad económica #En140″

Ésta es una de esas pocas semanas en las que empezamos este espacio con una buena noticia. El paro registrado en el pasado mes de abril nos dio una alegría. Bajó en más de 83.500 personas en el que es el  tercer mejor mes de abril de los últimos 20 años.

En concreto, el número de parados registrados en las oficinas de los servicios públicos de empleo descendió en 83.599 personas el pasado mes de abril, lo que deja la cifra total de desempleados en poco más de 4.011.000. O lo que es lo mismo, que en los últimos 12 meses, el paro registrado acumula un descenso de cerca de 322.000 personas. Los hombres son los que más notan esta bajada del paro registrado, de la que el sector servicios ha salido más beneficiado. Y todas las Comunidades Autónomas han registrado un paro a la baja, con Andalucía y Cataluña a la cabeza.

El presidente Rajoy asegura que estos datos son una buena noticia y que le preocupa más llegar a los 20 millones de ocupados que reducir el déficit. Sin embargo Bruselas no opina lo mismo: ha corregido las cuentas del Gobierno y asegura que España tampoco cumplirá en 2017.

Según la Comisión Europea, nuestro país presentará un déficit por debajo del 3% en 2018, un año después de lo que prevé el Gobierno. Bruselas asegura que España cerrará este año con un déficit del 3,6% y el que viene en el 3,1%. Un nuevo jarro de agua fría para el Ejecutivo de Rajoy, que sigue pendiente de si Bruselas impone finalmente a nuestro país una multa por incumplir repetidamente sus compromisos. Por cierto, que la Comisión Europea también contradice las previsiones del paro que presentó el Gobierno: lo deja en el 20% para el año que viene y en el 18,1% en 2018.

Pues hablando de cifras, y mientras los partidos políticos intentan ponerse de acuerdo para reducir costes en la campaña electoral que se avecina, es el momento de analizar cuánto nos ha costado la legislatura más breve de la historia. Más de 30 millones de euros sólo en salarios.

Cada diputado cobra de media al mes 5.630 euros y cada senador, 5.930. Y mientras tanto, el Gobierno en funciones también cobra, incluyendo a todos los cargos secundarios. Todo esto, sumado a complementos, dietas, transportes y demás, hace que el coste de esta legislatura fallida sea de casi 30,5 millones. Y esto, comparado con otras partidas presupuestarias, supone un 27% más que lo fijado para libros de texto y material escolar de todo 2016 y más de la mitad de lo que ha aumentado el presupuesto para la Ley de Dependencia.