Médicos Sin Fronteras, al rescate en el Mediterraneo

Médicos Sin Fronteras (MSF) ha reanudado sus operaciones en el Mediterráneo central. La primera intervención en el marco de estas operaciones se ha realizado este fin de semana con el rescate de 304 personas procedentes de Eritrea, que desembarcarán en Sicilia el próximo lunes.

Debido a la falta de alternativas seguras y legales para quienes huyen y buscan protección, el trayecto mortal entre Libia e Italia es la única vía que tienen miles de personas para llegar a las costas europeas. En esta zona murieron el año pasado 2.892 inmigrantes, refugiados y solicitantes de asilo.

 

 

Médicos Sin Fronteras reforzará la capacidad de búsqueda y rescate con dos navíos adicionales

 

El ‘Dignity I’, primer barco de rescate de Médicos Sin Fronteras que llevó a cabo la intervención este fin de semana, cuenta con 16 tripulantes entre los que se incluyen profesionales médicos, y tiene capacidad para llevar a bordo a 400 personas rescatadas. El navío estará posicionado en las aguas del norte de Libia y llevará a cabo el rastreo de las embarcaciones en peligro.

“Hace un año, en estas mismas fechas, en MSF pusimos en marcha nuestra primera operación de salvamento; ya entonces dijimos que el Mediterráneo se había convertido en una fosa común y poco ha cambiado desde entonces”, afirma la presidenta internacional de MSF, Joanne Liu.

“A medida que las crisis y los conflictos en todo el mundo siguen obligando a millones de personas a huir, la ausencia de una solución global a la actual crisis de refugiados, las políticas de disuasión de los Estados europeos y su negativa a proporcionar alternativas a la letal ruta por el mar, siguen causando la muerte de miles de personas. Como organización humanitaria, nos negamos a quedarnos mirando desde la orilla cómo esto sucede”, ha añadido Joanne Liu.

En las próximas semanas, Médicos Sin Fronteras reforzará la capacidad de búsqueda y rescate con dos navíos adicionales. En ellos, los trabajadores humanitarios contarán con el equipo necesario para proporcionar atención vital de urgencia así como para tratar deshidrataciones, quemaduras por combustible, hipotermias y enfermedades cutáneas, las necesidades médicas más urgentes y habituales entre las personas rescatadas por los barcos de MSF en 2015.

Los equipos de Médicos Sin Fronteras también brindarán primeros auxilios psicológicos y los dispositivos de la organización médico-humanitaria en Sicilia garantizarán la continuidad de la atención tras el desembarco.

“Los refugiados y los inmigrantes tratan de buscar una vida mejor o más segura. Es inaceptable tratarlos como criminales, o peor aún, dejarlos morir, en su intento por conseguirla. En lugar de centrarse en la disuasión y la vigilancia, los países europeos deberían proporcionar alternativas seguras a la travesía por mar y establecer un mecanismo de búsqueda y rescate que sea proactivo y específico. Las vidas de cientos de miles dependen de ello”, concluye Liu.