Fernando del Paso: México está al principio de un estado totalitario

El escritor mexicano Fernando del Paso ha recibido este sábado en el Paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares el Premio Cervantes en una breve ceremonia de apenas una hora de duración y una de las más emotivas de los últimos años, en la que tampoco ha faltado el humor.

Superando aún las secuelas de dos infartos cerebrales, Del Paso ha acudido al acto en silla de ruedas, puntual a su cita con el premio. El autor de ‘Palinuro de México’ lo ha hecho con sus habituales gafas de sol –que luego se ha quitado– y una llamativa corbata con los colores de la bandera de España «muy cerca del corazón», como ha confesado después en su discurso.

La mujer del autor, Socorro Gordillo, ha explicado que su marido tuvo intención de llevar esta corbata «desde el primer día» que conoció que había recibido el galardón, si bien «costó mucho» encontrarla. Finalmente, fue uno de sus hijos el que consiguió la prenda en una tienda de Estados Unidos.

Precisamente, Gordillo ha sido protagonista en algunos momentos del discurso de su marido, ya que ha llegado a pedirle perdón «en público» por si alguna vez le había «hecho daño». Asimismo, el Rey, antes de empezar su discurso, ha bromeado con la deuda con su mujer para darle la mitad del premio.

La Reina Letizia ha insistido en esta idea a la conclusión del acto, explicando a los periodistas que se repite el ejemplo de que detrás de un gran creador, hay una mujer fuerte detrás. La Reina ha resaltado el valor del discurso del autor mexicano, quien ha escrito solo el texto pese a sus problemas de salud.

FERNANDO DEL PASO LLEVÓ TRAJE Y NO FRAC

Del Paso, quien ha optado por acudir en traje en lugar de frac o esmoquin, ha confesado posteriormente que la Reina le ha dicho que se ha tratado de un discurso «muy emotivo, con sentido del humor» y que le «había gustado mucho».

Las palabras del escritor han girado en torno a la situación de México tras aprobar una nueva ley con la que Del Paso no comulga –de hecho, ha llegado a afirmar que se trata del «principio de un estado totalitario»–. «Tenía que ser duro, hay esperanza de que las cosas cambien, pero ya se está gastando», ha señalado a los periodistas a la conclusión.

El escritor ha confesado sentirse «un poco cansado, pero muy contento y halagado y honrado» por este galardón. «Sí me imaginaba así la ceremonia y cómo no me voy a emocionar, estoy así desde hace varios meses», ha resaltado.

VOLVER A ESCRIBIR

De nuevo en su intervención, Fernando del Paso ha adelantado su intención de volver a escribir «hasta que se acabe la vida», aunque todavía no sabe cuál será la temática. En el Patio de los Filósofos ha adelantado no obstante que la historia de la conquista de México es «muy interesante» y que hay «mucho material con España».

La ceremonia ha dado comienzo a las 12.00 horas con el tradicional himno de España, tras lo cual el Rey ha dado paso a la intervención del ministro de Educación, Cultura y Deporte en funciones, Íñigo Méndez de Vigo, quien ha destacado la aportación de Fernando del Paso: «aportación al desarrollo de la novela aunando tradición y modernidad, como hizo Cervantes».

Tras la lectura del acta de concesión del Premio, el Rey –que ha llevado el toisón para esta ocasión– ha entregado a Del Paso la medalla y la escultura del premio. En su discurso, el monarca ha ensalzado a Del Paso por «honrar» al español «de la mejor manera con su escritura».

LOS ‘CORRILLOS’  EN EL PARANINFO

Como es tradición, el acto ha finalizado con la interpretación en directo del ‘Gaudeamus Igitur’, tras lo cual los Reyes y el premiado han posado ante los gráficos en el Patio de los Filósofos de la Universidad, donde incluso la Reina ha cogido en brazos en actitud cariñosa a Cora, bisnieta de Del Paso.

En este recinto se han producido diversos corrillos entre los presentes, entre los que han destacado la larga conversación de los Reyes con el líder socialista, Pedro Sánchez, mientras que el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, optaba por conversar más tiempo con la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes.

No obstante, Rajoy y Sánchez sí se han dado la mano en un frío saludo, a pesar de que habiendo estado a escasa distancia, no han cruzado palabra.

El exministro de Educación Ángel Gabilondo, quien se encontraba conversando con Sánchez, ha sido quien ha propiciado el encuentro, al detener a Rajoy para saludarlo cuando ya se marchaba. Tras Gabilondo, Rajoy y Sánchez se han dado la mano, en un corto saludo.

Otras personalidades presentes en este acto han sido, entre otros, el secretario general de cultura de México, Rafael Tovar; el director del Instituto Cervantes, Víctor García de la Concha; el director de la Real Academia Española (RAE), Darío Villanueva; el dibujante Forges; el exministro de Educación Ángel Gabilondo; el académico Luis María Ansón y varios hispanistas y representantes del mundo editorial.