Estuvo muerta una semana en un cine y nadie se dio cuenta

Los espectadores de un cine de Valencia disfrutaban viendo una película. Aunque película, la que les aguardaba tras una de paredes de la sala. Uno de los empleados, atraído por un fuerte hedor que inundaba la parte posterior del cine, encontró junto a una de las salidas de emergencia el cuerpo sin vida de una mujer.

Concha, así se llamaba, parece que sufrió una indisposición estando en el cine. Se encontraba mal y quería salir al exterior para respirar algo de aire, pero se desmayó intentando acceder a las salidas de emergencia o simplemente resbaló por la falta de luz y cayó por las escaleras. El golpe que presentaba en la cabeza le provocó una hemorragia mortal. Tenía 55 años.

Esta es la principal hipótesis que baraja la policía, que ha descartado el crimen o el asesinato.

¿Por qué no encontraron el cadáver?

Esclarecida la causa de su muerte, la gran incógnita sigue siendo conocer porqué nadie se percató de la presencia de un cadáver en un lugar tan concurrido como un cine como el ABCPark de Valencia que cuenta con doce salas y donde se hacen proyecciones continuadas a lo largo de más de ocho horas diarias.

La clave parece estar en que el servicio de limpieza repasa diariamente todas las dependencias del cine „muchas de ellas en varias ocasiones„, menos las salidas de emergencias. Algunos empleados calculan que la puerta utilizada por Concha “no ha sido abierta en muchos meses, incluso un año. Lo que está claro es que no llegó a abrir la puerta exterior, la que da a la calle, porque si no, se habría encendido una luz y habría sonado una alarma, y nos habríamos dado cuenta”.

El marido de Concha denunció  al día siguiente de su desaparición. En la denuncia consta que no tenía noticias de ella después de haber ido al cine. Pero ningún investigador se desplazó a la sala de proyecciones para reconstruir la fatídica noche de autos.