El recibo de la luz, indescifrable