Soria, de las recetas de FAES a la pobreza energética