Shopping Experience 3.0, una nueva manera de comprar

Llega la Shopping Experience 3.0, una nueva manera de comprar

El comercio convencional también se está adaptado al cambio y al ritmo de vida que se ha impuesto nuestros hábitos. En la actualidad, gracias a las herramientas digitales, las tiendas están trabajando en cambiar su visión de negocio para ofrecer a sus clientes experiencias de compra que generen, además, una mayor rentabilidad en sus puntos de venta. La Shopping Experience 3.0 se basa en el análisis de los diferentes canales de venta de las compañías y en su transformación para atraer, vender y fidelizar mediante la innovación. El objetivo de esta nueva tendencia es que los clientes no sólo compren sino que tengan una experiencia de marca que estimule sus sentidos y les proporcione una práctica de compra inolvidable, a la vez que uno se fideliza con la marca y con el establecimiento de compra.

Telefónica, con su división Onthespot (especializada en in-store media services) trabaja desde hace unos años en esa línea y crea productos que ayudan a conocer mejor al cliente. Además de las encuestas de satisfacción que procuran datos acerca de posibles mejoras en los procesos de compra o en los servicios de atención al cliente; actualmente  desarrolla otras series de métodos: como conocer cómo se usa la tecnología para recabar información sociodemográfica; saber cuántas personas entran en una tienda, qué edad tienen y su sexo etc., lo que permite optimizar el proceso de compra.

Para lograr que el punto de venta sirva de reclamo a los consumidores, Telefónica apuesta porque lo primero es conseguir un conocimiento exhaustivo del tráfico de la tienda, del mercado potencial, del entorno competitivo y de los nichos de comunicación, como por ejemplo, los que puedan existir en las redes sociales. A partir de ese conocimiento, se construye un entorno que favorezca experiencias sensitivas y facilite a los clientes el recuerdo del establecimiento. Para ello, soluciones tecnológicas como la ambientación musical o el marketing sensorial (como el olfativo)  permiten construir experiencias de compra únicas además de aumentar ingresos para las tiendas.