Hacienda multa a Aznar

A raíz de una inspección abierta en 2014, la Agencia Tributaria ha impuesto a Aznar una multa de 70.403,96 euros, por utilizar una sociedad instrumental para ahorrarse el pago de la mitad de los impuestos, y le ha obligado a abonar una liquidación complementaria de 199.052,19 euros por diversas irregularidades fiscales cometidas en los ejercicios 2011 y 2012.

En total, la inspección abierta al expresidente del Gobierno se habría saldado con el pago de 269.456,15 euros, un extremo que Montoro no ha confirmado alegando que él no puede hablar de las investigaciones de la Agencia Tributaria. Eso sí, ha subrayado que Aznar no le recriminó nada y que únicamente habló con él de política.

Montoro afirma que solo charló de política con Aznar

Según ‘OK Diario’, el expresidente del Gobierno reprochó al ministro de la Hacienda que le hubiera multado a él un Ejecutivo del PP. Sin embargo, Montoro ha negado la mayor, ha calificado de «normal» su conversación con Aznar y ha remarcado que sólo charló con él de política.

Además, el ministro ha señalado que a los ojos de Hacienda todas las personas son iguales y que es habitual que la Agencia Tributaria haga inspecciones a los contribuyentes, con independencia de cómo se llamen o qué cargos hayan ocupado.

Sociedad o IRPF

La citada información refiere que Aznar y su esposa y exalcaldesa de Madrid Ana Botella crearon en 2004 Famaztella SL (Familia Aznar Botella) para gestionar los ingresos mediante libros o conferencias. El matrimonio pagaba sus impuestos con un tipo impositivo del 25% a través del Impuesto de Sociedades, pero Hacienda determina que el tratarse de ingresos profesionales deben tributar a través del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) y un tipo que ronda el 50%, al superar los 200.000 euros anuales.

A raíz de la inspección abierta en 2014, la Agencia Tributaria devolvió al matrimonio Aznar los 200.547,49 euros que había tributado indebidamente a través del Impuesto de Sociedades en los dos ejercicios 2011 y 2012, más 12.982,37 euros en concepto de intereses por el tiempo transcurrido. Pero al mismo tiempo, impuso a la pareja el pago de una liquidación de 346.317,66 euros en concepto de IRPF por los mismos ejercicios, más 66.264 euros como intereses de demora.