La amnesia de Barberá en el juicio Noos

Rita Barberá demuestra tener una auténtica memoria selectiva en relación al caso Noos. Recuerda tan solo una reunión con Iñaki Urdangarin y que en la misma se habló de asuntos genéricos en relación a la Copa América, pero nada de concretar contratos o pactar precios por los servicios del Instituto.

Antes de su declaración, el presidente de las Cortes Valencianas, Enric Morera, marcó el turno de las declaraciones. Morerá ha admitido que hubo reuniones entre el Rey Juan Carlos con el expresidente de la Generalitat Francisco Camps y la exa lcaldesa de Valencia Rita Barberá en relación con la Copa América, si bien ha asegurado desconocer si en el marco de estos encuentros se negoció la organización de los denominados Valencia Summit, por los que el Instituto Nóos percibió de forma presuntamente irregular unos tres millones de euros.

Morera ha declarado en calidad de testigo en el juicio que se celebra por el caso Nóos. Tras él, turno para la ex acaldesa Rita Barberá, quien ha confirmado tales citas, pero subrayando que en ningún caso se “se concretó nada” y que abordaron básicamente ” ideas”, dejando claro tajante que no negoció nada acerca del precio de las jornadas. La ex primera edil ha hecho hincapié asimismo en que Nóos era una asociación “sin ánimo de lucro”.

Barberá ha insistido en que Urdangarin y Torres le dijeron que Nóos “no tenía ánimo de lucro”. La exalcaldesa ha negado que ella negociara el precio de los Summit y que ella “sugirió” que presentaran al Valencia Convention Bureau y a Cacsa su proyecto, “no al Ayuntamiento”, negando que antes hablara con representantes de esas dos entidades.

La letrada de Manos Limpias, Virginia López Negrete, le ha mostrado a Barberá una carta que Iñaki Urdangarin le remitió en 2004 y ella ha dicho que no la recuerda; en todo caso, ha explicado que todo lo que va sin firmar para ella “no cuenta”.

Tampoco recuerda la exalcaldesa una supuesta comida que mantuvo con Urdangarin, aunque después ha reconocido que se vieron “una tarde en el Palacio de Cervelló” de Valencia, pero “después de todo esto”, ha indicado. Barberá ha insistido en que “nunca” estuvo en la Zarzuela con Torres, Urdangarin y Camps al mismo tiempo.

Avanzado el interrogatorio, se le han vuelto a mostrar las cartas cuando ha negado que nadie le entregara un dossier de los futuros Summit —entonces denominados Desafío Valencia— en aquella primera reunión en su despacho, algo que en una de las misivas se menciona de forma concreta.