Mario Conde y dos de sus hijos ante el juez Pedraz

Mario Conde y otros seis detenidos comparecerán el jueves ante el  juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz  por la repatriación de al menos 13 millones de euros procedentes del dinero robado en el ‘caso Banesto’. Entre ellos se encuentran sus hijos Alejandra y Mario. El magistrado y la Fiscalía Anticorrupción les atribuye delitos de blanqueo de capitales, organización criminal, frustración de la ejecución –de sentencias dictadas contra Conde como la del ‘caso Banesto’ y otros– y ocho delitos contra la Hacienda Pública.

El yerno del exbanquero, Fernando Guash, que también fue detenido en la bautizada como operación Fénix y quedó en libertad, y el resto de investigados, todos ellos vinculados a Conde por estrechos lazos familiares y personales, comparecerán en los próximos días. La investigación partió de una comunicación del Servicio de Prevención del Blanqueo de Capitales (Sepblac) que sirvió para dar inicio a las pesquisas en septiembre de 2014. Tras más de año y medio de búsqueda de indicios, Anticorrupción presentó una querella el pasado 29 de marzo, que fue asumida por el Juzgado Central de Instrucción número 1.

Además de los arrestos, la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil practicó este lunes ocho entradas y registros en los domicilios y sedes de los implicados en el procedimiento y el Juzgado ordenó embargos preventivos de sus fondos.

Mario Conde fue condenado por delitos de apropiación indebida en las causas conocidas como ‘Argentia Trust’ (sentencia de la Sala de la Audiencia Nacional de 20 de marzo de 1997 y del Tribunal Supremo de 26 de febrero de 1998) y ‘Banesto’ (sentencia de la Sala de la Audiencia Nacional de 31 de marzo de 2000 y del Tribunal Supremo de 29 de julio de 2002).

Las cantidades robadas de la entidad financiera mientras Conde era su presidente, ascendieron según esas resoluciones a más de 26 millones de euros. Las investigaciones apuntan a que una parte muy considerable de los fondos desaparecidos y no recuperados ha sido «blanqueada» desde 1999 hasta la actualidad en un montante superior a los 13 millones de euros.

DE VUELTA A ESPAÑA

En la causa, que ha sido declarada secreta, se investiga si Conde creó a este efecto, un entramado de sociedades en el extranjero y en España, con el que repatriaba a España dinero procedente de Banesto.

La operación indaga también si las sociedades en España se encontraban a nombre de terceras personas. El dinero se repatriaba, en pequeñas cantidades, desde el exterior a territorio nacional a través de préstamos, ampliaciones de capital e ingresos en efectivo.

El que fuera presidente de Banesto, Mario Conde, fue condenado a prisión –en 2002 el Supremo elevó su pena hasta 20 años– por los delitos de estafa y apropiación indebida en el llamado ‘Caso Banesto’. El banco que presidía fue intervenido en 1993 por el Banco de España tras registrar un agujero patrimonial de 2.700 millones de euros.