La Memoria Viva de la Guerra Civil española se agota

Cerca de 30.000 jóvenes voluntarios se alistaron para combatir en los frentes finales de Cataluña en abril de 1938 durante la Guerra Civil.  Son los integrantes de la llamada Quinta del Biberón. Tuvieron una partipación activa  durante los 2 últimos años del conflicto civil. Menos de la mitad sobrevivió a la guerra y posguerra.

 

Sus primeras labores en la Guerra Civil fueron auxiliares, pero el desarrollo de la contienda les hizo tener su bautismo de fuego. Tuvieron una aparición estelar en la batalla del Ebro en julio de 1938. Estos jóvenes nacidos a principios de los años 20, también participaron en las batallas de Merengue y Baladredo y en todas las que se desarrollaron en el frente de Cataluña.

Vitoria, Miranda del Ebro, Zaragoza, Barcelona e incluso en el Sáhara español fueron los campos de concentración donde purgaron el haber militado en el bando republicano para los que no cruzaron la frontera rumbo al exilio.