No te puedes morir sin haber estado en ellos #En140″

Irte de viaje y buscar un hotel económico para verano es divertido, pero mucho más divertido te va a resultar si terminas hospedado en alguno de estos extraordinarios lugares.

El Wigwam Motel en Arizona, tendrás la sensación de adentrarte en cualquier western de indios y vaqueros de los 50. Un confortable hotel situado en los límites de la ciudad de San Bernardino, 19 tiendas indias conforman el pequeño mini pueblo. Pero no te preocupes que todo está acondicionado a la vida del siglo XXI con acceso a Wifi de forma gratuita, piscina al aire libre y parking gratuito.

A veces uno se cansa de la vida en la ciudad y le apetece sumergirse en la naturaleza, pues en este hotel desayunaras con jirafas. Podrás alimentarlas y fotografiarlas, es el único lugar en el mundo desde donde lo podrás hacer sentado en la mesa y tratar a las jirafas como un comensal más. Su nombre Giraffe Manor se encuentra en Nairobi, la capital de Kenia, y no solo es peculiar por su relación con estos animales también por tener la mejor cocina de la zona.

Te habías imaginado alguna vez durmiendo en un tubo de drenaje, si, si has oído bien un tubo de drenaje. Pues en Austria puedes hacerlo y además te cobrarán por ello, observa porqué.

Una capa de pintura es todo lo necesario para hacerlos habitables, pero son aún más resultones cuando los pinta el artista austriaco Latzel Ochoa. Al igual que una cueva, resulta bastante fresco en verano y cuenta con todo lo necesario para que sigas siendo una persona civilizada: luz, energía, habitaciones dobles o almacenamiento. Las duchas y la cafetería se encuentra a pocos metros. Este curioso parador se encuentra en la región de Ottensheim.

Y para terminar la increíble, super increíble habitación en la que al menos deberías dormir una noche de tu vida se encuentra en Conrad Maldives Rangali en las Maldivas, que ya solo el destino resulta exótico y más cuando descubres que fue elegido dos veces el mejor hotel del mundo. La increíble habitación de lujo donde no tendrás que soñar con adentrarte en el mundo marino, directamente estás inmerso en él. Y porqué no, hacerte amigos de los peces de la zona realizando un curso de buceo PADI.

No te puedes morir sin haber estado en ello… porque ya sabes, antes muerto que sencillo.