Abusos sexuales en República Centroafricana en la agenda ONU

El presidente de Francia, François Hollande, y el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, han compartido este viernes su preocupación por las acusaciones de abusos sexuales contra miembros de las fuerzas de paz en República Centroafricana y han llamado a combatir la «impunidad».

Reunidos en los márgenes de la Cumbre de Seguridad Nuclear de Washington, Hollande y Ban han coincidido en que tanto la misión de la ONU (MINUSCA) como la misión militar francesa (Sangaris) han evitado «masacres», garantizado la seguridad y favorecido la celebración de unas elecciones «transparentes» y «plurales», según un comunicado del Elíseo.

Sin embargo, también han reconocido su malestar por las acusaciones de «abusos sexuales» contra miembros de ambos contingentes. Por este motivo, han compartido una «misma voluntad» de «establecer la verdad y rechazar toda impunidad».

«Tales comportamientos traicionan los valores y la misión de las fuerzas encargadas de asegurar la paz. Todas las veces, Francia ha exhortado inmediatamente a la Justicia para que se adopten las sanciones más contundentes», ha informado el Elíseo en su nota.

Ban y Hollande también han aprovechado su encuentro para hablar de otros asuntos de interés internacional, como la guerra en Siria. El mandatario galo ha aplaudido los esfuerzos del enviado especial de la ONU, Staffan de Mistura, para tratar de resolver el conflicto y avanzar hacia «una verdadera transición política».

 

Naciones Unidas ha anunciado esta semana que ha recibido nuevas denuncias sobre los presuntos abusos sexuales

 

Naciones Unidas ha anunciado esta semana que ha recibido nuevas denuncias sobre abusos sexuales cometidos por ‘cascos azules’ de la MINUSCA y soldados franceses contra la población civil.

Según un informe interno, el año pasado hubo 99 denuncias de abusos sexuales por parte de las fuerzas de pacificación, frente a las 80 de 2014. La mayoría de los casos denunciados en 2015 (69) se concentraron en diez misiones, sobre todo en República Centroafricana.

En respuesta a este incremento, el pasado 11 de marzo el Consejo de Seguridad adoptó la primera resolución que aborda la problemática de los abusos sexuales cometidos por los ‘cascos azules’ contra la población de los países a los que son destinados en misión humanitaria.

De acuerdo con la resolución, los ‘cascos azules’ serán repatriados cuando haya «evidencias creíbles de abusos sexuales amplios y sistemáticos» y cuando los países no investiguen los casos o no sancionen a los responsables.

El Consejo de Seguridad también instó a las fuerzas ajenas a la ONU pero autorizadas por la organización internacional, es decir, las nacionales, a «adoptar las medidas adecuadas para prevenir y combatir la impunidad de los abusos sexuales».