El futuro de Dilma Rousseff en el aire tras la ruptura de la coalición de gobierno

La directiva nacional del Partido de Movimiento Democrático Brasileño, socios de gobierno del Partido de los Trabajadores, ha retirado su apoyo a Dilma Rousseff. La ruptura de la coalición podría precipitar su caída en la moción de censura a la que se enfrenta en las próximas semanas.

El PMDB es el principal socio del gobernante Partido de los Trabajadores y es imprescindible para frenar el proceso de destitución de Rousseff, acusada de maquillar las cuentas públicas en 2014. Esta salida podría provocar la huída de otros partidos menores del Gobierno como El Partido Progresista y el Partido Republicano, que ya se han pronunciado asegurando que: “No queremos ser los últimos en abandonar el barco”, ha dicho la senadora del PP Ana Amelia.

Crisis política en Brasil

La crisis política se agravó cuando Rousseff nombró a su antecesor Luiz Inázio Lula da Silva, como jefe de la Casa Civil y de esta manera convertirse en aforado por ser miembro del Gobierno, y evitar así consecuencias jurídicas por su presunta implicación en la trama corrupta de Petrobras.