La actualidad económica #En140segundos

Siguen siendo días de incertidumbre postelectoral, pero el CIS nos ha devuelto a la realidad señalando las principales preocupaciones de los españoles. A la cabeza de todas sigue, una vez más y a una gran distancia del resto, el desempleo.

El paro registrado continúa por encima de las 4 millones de personas. Y este panorama se refleja en el último barómetro del CIS. Tanto, que el 78% de los españoles consideran el desempleo como el principal de sus quebraderos de cabeza. También aumentan quienes califican de malo o muy malo el panorama económico y los que consideran que la situación ha empeorado en el último año. De esta forma, la economía sigue teniendo el dudoso honor de copar una vez más el ránking de las preocupaciones de los españoles, y al paro le siguen la corrupción y el fraude, con los problemas económicos en tercer lugar.

Pues si el paro es la principal problema en España según sus ciudadanos, el déficit es lo que más le sigue preocupando a Bruselas de nuestro país. Una vez más insta al actual Gobierno en funciones a actuar para cumplir con los objetivos marcados y pide nuevos ajustes adicionales.

La Comisión Europea alerta de que España tiene que tomar medidas para no incurrir, de nuevo, en un déficit excesivo. Por eso pide al Gobierno en funciones que no se esconda tras la incertidumbre política para tomar medidas. Es decir, nuevos ajustes en abril, que podrían venir por un aumento de los ingresos con subida de impuestos, o por una reducción del gasto público con nuevos recortes. Todo ello, rondaría los 10.000 millones de euros. Hay que recordar que España incumplió en 2015 sus objetivos de déficit y que se comprometió a dejar esta cifra por debajo del 3% para finales de este año.

Y la otra gran novedad de esta semana nos la deja Abengoa, que ha llegado a un preacuerdo con sus principales bancos acreedores y bonistas para rescatar la empresa. Recibirá entre 1500 y 1800 millones de euros para reestructurar su deuda y recapitalizar la compañía.

Ahora este preacuerdo tiene que ser ratificado antes del 28 de marzo por, al menos, el 75% del conjunto de los acreedores. De ser así, Abengoa recibirá este dinero en un plazo máximo de 5 años. Según este documento, los acreedores tomarán ahora la mayoría del capital de la compañía, mientras que los principales accionistas actuales verán diluida su participación al 5%. De esta forma, la multinacional andaluza de energías renovables parece que, por fin, puede evitar el concurso de acreedores.