La actualidad de la crónica negra #En140Segundos

Atendiendo a las estadísticas, Madrid, y en general España, está lejos de ser territorio dominado por las bandas urbanas. Pero la radiografía del fin de semana en la capital resulta preocupante. Tanto, que la propia alcaldesa ha propuesto mantener una reunión con los líderes de las maras para buscar una solución a sucesos tan alarmantes como los ocurridos este fin des emana en el corazón de la capital, la Puerta del Sol.

La policía todavía busca al autor material de la muerte a puñaladas de un joven tras una salvaje reyerta en el metro. Dicen que los miembros de dos bandas latinas se cruzaron en este punto por casualidad. «No hay quedadas entre bandas nunca» para retarse a una pelea, señala un experto en la materia de la Policía Nacional, y menos en un punto tan céntrico como en el que se produjo. Pero el odio entre los Trinitarios y los Dominican Dont’Play no permite este tipo de encuentros fortuitos sin que deriven en pelea.

Nadie ha reclamado el cuerpo del joven muerto ni tampoco en la embajada o en el consulado de la República Dominicana saben nada de sus posibles familiares en España. La policía visiona las imágenes de las cámaras de seguridad. De momento, el suceso, como decíamos, se ha saldado con un muerto y un joven detenido. Y la policía no descarta que se viva un episodio de odio y venganza entre integrantes de las dos bandas en las próximas jornadas

198 detenciones en 2015

Durante 2015 se produjeron en Madrid un total de 198 detenciones de miembros de bandas latinas en 90 operaciones, según los datos de la Delegación del Gobierno en Madrid del pasado mes de febrero. El número de «guerrilleros» detenidos fue en torno a los 80. Se estima que actualmente hay entre 300 y 350 integrantes de bandas latinas en activo en Madrid.

Entre ellos  80 pertenecen a los Trinitarios; otros 80 a los Ñetas; 70  a los Dominican Don’t Play (DDP), segunda banda más violenta en la Comunidad, y entre 30 y 40 a los Latin Kings, la primera banda que se asentó en España y que desde que su líder, Eric Javier Jara Velastegui,  fue condenado en 2011, está en una situación de declive. Estos cuatro grupos están ilegalizados en España. Aproximadamente el 33% de los integrantes son menores de edad.