Los nacimientos se disparan en China tras el fin de la política del hijo único

Los hospitales no dan a basto. Con la llegada del Año Nuevo del Mono muchos chinos creen que es un año prospero para tener hijos, además hace tan solo unos meses se ponía fin a la política del hijo único.

Según las cifras dadas a conocer por la Organización Mundial de la Salud sólo hay tres parteras para 1.000 mujeres embarazadas. Únicamente en Beijing cerca de 300.000 nuevos bebés nacerán en 2016, 50.000 más que en 2015. En toda China se espera que nazcan 22 millones de bebés en 2016.

China, sin embargo, no tiene suficiente personal médico. Los trabajadores se quejan por la falta de camas y el exceso de trabajo. Los hospitales del país aún no están preparados para afrontar el baby boom.