Robaban por el método del “abrazo cariñoso”

La Guardia Civil ha desarticulado una organización criminal especializada en hurtos por el método del “abrazo cariñoso” en diferentes localidades de la provincia de Cáceres.

Agentes de este cuerpo pertenecientes al Equipo de Policía Judicial con sede en Trujillo (Cáceres) detuvieron durante la tarde del pasado día 25 de febrero a tres personas de nacionalidad rumana (mujeres de 20,  24 y 25 años), las cuales ya habían sido detenidas por hechos similares por agentes de la Policía Nacional en Mérida (Badajoz).

Asimismo, identificaron a otras personas pertenecientes a una banda criminal organizada, sin domicilio conocido o habitual, especialistas en hurtos y robos con violencia sobre las personas, según ha informado la Guardia Civil en nota de prensa.

Hasta el momento, este cuerpo ha detenido a estas tres personas, aunque tiene previsto nuevas detenciones en los próximos días. Se les acusa de la comisión de al menos 71 hechos delictivos (hurtos y robos con violencia), ascendiendo aproximadamente a los 120.000 euros el valor de las joyas sustraídas.

Agentes de la Guardia Civil decidieron poner en marcha la operación ‘Acarus’ para localizar y detener a los presuntos autores y esclarecer los diferentes hurtos y robos con violencia cometidos por el procedimiento del “abrazo cariñoso y sobre personas mayores por parte de personas de nacionalidad rumana desde hace aproximadamente un año en diferentes localidades de la provincia de Cáceres.

De este modo, como ha recordado la Guardia Civil, desde el pasado mes de febrero del 2015 se venían produciendo numerosos ilícitos penales contra el patrimonio y el orden socioeconómico, concretamente numerosos hurtos y robos con violencia de joyas, por el método del denominado “abrazo cariñoso’.

Mediante dicho método, un grupo delincuencial formado por personas de nacionalidad rumana se dirigen a las diferentes localidades de la provincia para captar a personas de avanzada edad o discapacitados físicos para solicitarle información sobre algún lugar en concreto.

Los investigadores, a pesar de identificar a las responsables de los mismos, no logra localizarlas, ya que no tienen domicilio fijo y residen de forma itinerante en barrios marginales de numerosas ciudades de la geografía nacional, en los que permanecen escasos días con el objeto de no ser localizadas.

Como consecuencia de las diferentes investigaciones, la Guardia Civil logra localizar en Mérida (Badajoz) el pasado día 25 de febrero a dos personas integrantes de la organización (mujeres de nacionalidad rumana), así como una tercera en la ciudad de Lorca (Murcia), las cuales fueron detenidas como presuntas autoras de hurtos y robos con violencia cometidos en la provincia cacereña por el procedimiento del “abrazo cariñoso”.

Igualmente han sido detenidas por pertenencia a organización criminal, así como por blanqueo de capitales, y se está estudiando otros hechos que hubieran sido cometidos por toda la geografía nacional.

Todas la detenidas, tras pasar a disposición del Juzgado de Instrucción de número 1 de Trujillo (Cáceres), han quedado en libertad con cargos y medidas cautelares.

Modus operandi

La forma de actuar de las detenidas, y por tanto de la organización, era a través del denominado procedimiento del “abrazo cariñoso”, el cual consiste en el acercamiento, principalmente a personas de avanzada edad, con pocos recursos físicos de respuesta ante una agresión, a las que se acercaban, preguntándoles en la mayoría de los casos por un hospital, un médico o un centro de salud.

Tras darles las explicaciones la víctima de donde se encontraba el centro de salud o el Hospital, como agradecimiento a su amable respuesta, la delincuente se abalanzaba sobre la víctima para abrazarla, acariciarla o besarla, momento en el que aprovechaba para sustraerle todas las joyas de valor que llevara  intercambiando las sustraídas por diferentes piezas de color dorado, así como también ofrecían otras como agradecimiento a su amabilidad o llegaban a sustituir la pieza sustraída por otra sin que su víctima se percatara de ello.

En algunos casos, cuando las víctimas no consentían que se acercaran para recibir el abrazo, si portaban joyas se las quitaban con violencia, habiendo sido víctimas de estos hechos personas con edades superiores a los noventa años.

Asimismo, y ocasionalmente se acercaban a los hombres, sobre todo las chicas jóvenes, quienes se mostraban “muy cariñosas” con éstos, llegando incluso a realizar ofrecimientos de algún tipo de acto sexual como excusa de acercamiento.

Durante la investigación se pudo constatar cómo el grupo utilizaba diferentes vehículos no siendo propiedad de los miembros para realizar reconocimientos previos en las zonas o localidades donde tenían pensado delinquir, de manera que los posibles testigos no pudieran relacionar ambos vehículos.

Los investigadores acusan igualmente a los integrantes de la organización criminal en un delito de blanqueo de capitales, ya que se ha podido confirmar que todas las joyas sustraídas eran vendidas por la organización en los establecimiento denominados ‘compro oro’, situados por toda la geografía nacional.

Así, realizaban pequeños ingresos con el objeto de no levantar sospechas a través de operadoras financieras internacionales en cuentas rumanas, con lo que conseguían blanquear el fruto de todo lo sustraído.

La Guardia Civil, a través de especialistas de la Oficina Periférica de Comunicación, recorre la geografía cacereña para impartir charlas a las personas mayores y prevenirlas sobre estos hurtos, robos y otras estafas de las que pueden ser objeto, por encontrarse en avanzada edad.

Las últimas charlas del Plan Mayor de Seguridad han tenido lugar en las localidades de Logrosán, Cecillo, Santiago de Alcántara y Herrera de Alcántara, aunque el objetivo es llegar a la mayoría de las localidades de la provincia.