Una mujer se pasea por Moscú con la cabeza de una niña decapitada

Cierran una estación de metro en Moscú al descubrir que una mujer vestida de negro paseaba al grito de “Dios es grande” con la cabeza de una niña decapitada en su mano, según informa RBK.

La mujer era la niñera de Natya M, de cuatro años de edad. Cuando los padres abandonaron la vivienda, cometió el asesinato y abandonó el apartamento después de prenderle fuego.

La policía cerró la estación de metro de Oktyabrskoe Pole, en el noroeste de Moscú, al enterarse de lo ocurrido. Los informes afirman que la mujer que caminaba de lado a lado por la estación, gritaba “Dios es grande” en árabe y “soy una terrorista”. Amenazaba con inmolarse, aunque no llevaba ningún explosivo.