Las excavadoras intentan devorar ‘La Jungla’ de Calais

Las excavadoras entran por orden judicial en ‘La Jungla’, el campo de refugiados de Calais. La Justicia francesa ratifica el cierre parcial del campo de refugiados, validando así la decisión del Gobierno francés de desalojar a los miles de personas que aguardan en este campo de refugiados para dar el salto a Reino Unido.

Las autoridades francesas aseguran que reubicarán a los inmigrantes,  aunque la mayoría de las organizaciones humanitarias que trabajan con ellos, aseguran que no hay espacios previstos para darles cobijo.

Captura de pantalla 2016-02-26 a las 14.54.40

‘La Jungla’, un improvisado campamento junto al túnel del Canal de la Mancha

El campo de refugiados está habitado por 3455 residentes, de los cuales 2808 son hombres, 183 mujeres y 440 niños, la mayoría de Siria, Sudán, Eritrea y Etiopía, para tratar de cruzar el Canal de la Mancha algún estimaciones hechas. De manera autogestionada, los refugiados han velado por sus propia subsistencia en mitad de la nada, levantando con sus propias manos estructuras en la que vivir con la esperanza de que más adelante puedan cruzar a Reino Unido a través del Canal de la Mancha.

Según un informe del Ministerio de Interior británico, un inmigrante es detenido cada tres minutos intentando cruzar el Eurotúnel. Los refugiados suelen pagar de 2.000 a 6.000 euros a las mafias que controlan el «tráfico» humano desde Calais hasta el Canal de la Mancha.

Captura de pantalla 2016-02-26 a las 14.13.41

4.000 refugiados y desde el Gobierno han confirmado sólo reubicación para 1.200. Los afectados aseguran que la evacuación no ha sido la adecuada, ni tampoco se ha pensado en alternativas para los 293 niños no acompañados que se quedan desamparados.

 

Las excavadoras amenazan con irrumpir de nuevo en ‘La Jungla. A principios de febrero, derribaban una iglesia evangélica, una mezquita y una escuela levantadas por los propios refugiados.

No ha sido el único momento de tensión vivido en el perímetro del campo. Han sido frecuentes los enfrentamentos con la policía, que se ha empleado a fondo utilizando gases lacrimógenos y disparando balas de goma directamente a la gente a muy corta distancia, según afirma la ONG Calais Migrant Solidarity.

El desalojo de los refugiados que allí vivían era ya inminente. Poco a poco el Gobierno ha ido habilitando decenas de barracones provisionales cerca de Calais y también en otros puntos del país. Sin embargo no solo no son suficientes, muchos de ellos han abandonado ‘La Jungla’ y han preferido instalarse en otros lugares distintos a los que les propone el gobierno francés, como Dunkerque,  principalmente para no alejarse de la frontera con Reino Unido.

La tensión en torno al campamento en Calais, en el norte de Francia, ha provocado que sus vecinos belgas hayan reforzado el control en las fronteras y la suspensión de los acuerdos de Schengen, por temor a una avalancha de refugiados.

Pero los habitantes de ‘la Jungla’ también han sufrido ataques de la ultraderecha y de los miembros  ‘Calais en cólera’, grupo que reivindica la salida de los asilados de su ciudad. Este colectivo anti-inmigrantes ha atacado en varias ocasiones al campo.

Jude Law y otros 150 artistas británicos visitaron el campo de Calais

Cientos de estrellas británicas, incluyendo Jude Law, acudieron a Calais para dar su apoyo a las asociaciones e inmigrantes que se encuentran en una difícil situación, con previsión al desahucio que están sufriendo. Muchos hicieron hincapié en los menores no acompañados, quienes resultan aún más vulnerablesL

Law leyó una carta abierta al primer ministro de Reino unido, David Cameron, exigiendo que hay que «brindar asilo de inmediato a los niños refugiados que tienen familiares en Reino Unido y bucar soluciones para los que siguen en Francia».

Cameron ha mostrado su rechazo en varias ocasiones e incluso ha llegado a asegurar que él protegerá al Reino Unido de «la plaga» de inmigrantes que quieren entrar en el país.

Miles de inmigrantes se encuentran en condiciones terribles, de nuevo sin hogar, que tratan de llegar desesperadamente a Reino Unido en busca de una nueva vida.