Al día #En140segundos. Cuenta atrás para el alto el fuego en Siria

Turquía y sus planes de frenar en seco el avance de los kurdos, tanto en Siria como en su propio territorio es la sombra que se cierne sobre la paz en Siria. Las intenciones turcas también planean en  el alto el fuego anunciado por el secretario de Estado de los EE UU, John Kerry para finales de semana y que ha sido consensuado con su homólogo ruso, Serguei Lavrov.

Ankara, régimen hostil a Al Assad, ya ha expresado que se reserva el derecho de llevar a cabo “cualquier tipo de operación” militar contra las fuerzas kurdas en Siria, a las que califica de “terroristas”.

El alto el fuego sería el primero entre rebeldes y tropas de Al Assad tras cinco años de guerra y permitiría, al menos sobre el papel, concentrarse en combatir al Daesh, cuyo poder se ha puesto de manifiesto en los atentados de Homs y Damasco.

Una tregua que también permitiría la iniciativa a la coalición musulmana auspiciada por Arabia Saudí a la que ya se han sumado 34 países y se espera sea ratificada finalmente por 80, y rebajaría la tensión o guerra fría entre los Estados Unidos y Rusia.

Para que comience la cuenta atrás, solo falta que rusos y norteamericanos contacten con las partes en el conflicto y después, que Putín y Obama sellen el acuerdo. Una tarea compleja, ya que obviando a los terroristas del Daesh y el Frente Al Nusra (Alqaeda) que quedarían fuera del acuerdo, en el país operan cerca de un millar de milicias agrupadas en torno a opositores y defensores al presidente sirio.

No obstante, la euforia de Kerry, de gira por Oriente Medio para recabar apoyos al cese de hostilidades, contrasta con el mutismo del Kremlin. Por ello, prudente, Kerry no ha querido dar más detalles del mismo. Tan solo lo ya conocido, que quedarían excluidos los grupos que el Consejo de Seguridad de la ONU considera organizaciones terroristas, es decir, el Daesh y el Frente Al Nursa (Alqaeda en Siria).

El alto el fuego resulta imprescindible para que en Ginebra se avance en una solución dialogada a una guerra que se prolonga desde hace cinco años y la continuidad o no de Al Assad.