Caso cerrado: la desaparición de Hodei Egiluz

Termina la pesadilla para la familia de Hodei Egiluz, el joven de Galdakao que desapareció el 19 de octubre de 2013 en Amberes. Y termina mal.

La familia viajó a Bélgica esta semana después de recibir una llamada de la policía avisándoles de que habían encontrado un cadáver en el río Escalda de Amberes el 11 de febrero. La ropa que tenía puesta el cuerpo encontrado coincidía con la que llevaba el joven vizcaíno cuando desapareció, por lo que la familia contemplaba con casi toda seguridad que el último capítulo de esta amarga historia estaba a punto de cerrarse. La espera del análisis de ADN del cuerpo sin vida localizado en el río, ha llegado a su fin con la identificación definitiva de Hodei.

Hodei Egiluz,  de 24 años, despareció la madrugada del 19 de octubre de 2013 después  de fiesta con sus amigos por Amberes. El joven de Galdakao estaba trabajando como informático en una empresa de la ciudad, que le descubriría lo mejor y lo peor de ella.. Aquella noche, dos jóvenes le robaron la cartera y el móvil, e intentaron utilizar su tarjeta de crédito. Los autores del robo fueron detenidos y puestos en libertad posteriormente.

Después de despedirse de sus amigos cerca de su casa y quedar con ellos para comer al día siguiente, no se supo más de él. Al día siguiente, al ver que no llegaba al almuerzo, sus amigos comenzaron a buscarlo.

Han pasado dos años en los que la familia ha alargado su agonía mientras las pesquisas de la policía se dirigían al río Escalda, donde suponían que, de haber sido asesinado, podía haber sido arrojado el cadáver. La familia, entre tanto se aferraba a la idea de que Hodei estuviese “vagando por las calles y los pueblos de Bélgica y Holanda”.

Un año después, el 28 de mayo de 2014, la Policía belga difundió en televisión varios testimonios de personas que habían visto a Hodei con vida antes de su desaparición y nuevas imágenes de cámaras de seguridad.  Aunque las investigaciones no avanzaban. El 13 de octubre de 2015, la Fiscalía de Amberes cerró la investigación del caso tras más de 3.200 horas de búsqueda.

Desde entonces, la historia de Hodei despareció de las portadas de los medios de comunicación hasta la pasada semana, cuando se encontró un cadáver en las aguas del río Escalda. Tras una semana más de espera para la familia, se confirman las previsiones de la policía y se cierra un último capítulo de un viaje que hace ya dos años había arrebatado la vida a Hodei. Se abre uno nuevo para conocer lo que pasó aquella madrugada en la que el joven vizcaíno perdió la vida. ¿Cómo murió? ¿Fue un crimen? Si fue un crimen, ¿quién lo mató? y ¿por qué?.